marzo 11, 2020

Redefinir Los Seguros: Mejora la Resistencia de Los Caficultores

El cultivo del café es un negocio impredecible, a veces de forma devastadora. Las condiciones climáticas nos pueden sorprender, y las enfermedades de los cultivos pueden prevalecer y persistir. Estos problemas, que afectan tanto el rendimiento de la cosecha como la calidad de la producción, hacen que el seguro sea de vital importancia para la estabilidad económica de las comunidades caficultoras.

El seguro basado en índices climáticos es un concepto emergente que puede ayudar a proteger a los caficultores de los efectos de las condiciones meteorológicas adversas y desastres naturales. Además, puede reducir la dependencia de los productores de la ayuda del gobierno y ayudar a enfrentar la pobreza que crece en las comunidades caficultoras.

Entonces, ¿por qué hay tan pocos productores de café que han escuchado sobre este seguro? ¿Cómo puede la industria del café hacerlo más accesible y cómo beneficiaría exactamente a las personas en el punto de partida de la cadena de suministro?

Read this in English Rethinking Insurance to Improve Coffee Farmers’ Resilience

Una familia caficultora en una finca en Colombia. Crédito: propina 

¿Por Qué Las Pólizas de Seguros Son Tan Importantes?

Es mucho más probable que los pequeños caficultores en países productores sean pobres que el hecho de que no lo sean. Ellos representan dos tercios de las personas clasificadas como pobres en los países en vías de desarrollo. 

También, contribuyen significativamente a la economía local. Pero cuando un caficultor tiene un mal año, y no recibe el pago del seguro, es probable que su comunidad muy unida también sufra un período difícil. Un plan de seguro sólido garantiza la estabilidad económica al apoyar a los caficultores en periodos de cosecha difíciles. Y su impacto va más allá de una finca, beneficiando a ciudades y aldeas enteras.

Ahora, más que nunca, un seguro deficiente pone en riesgo a las comunidades. El cambio climático está causando desastres naturales y condiciones climáticas más frecuentes y graves. La sequía, las lluvias en época de cosecha, los incendios y las inundaciones pueden tener efectos catastróficos.

Con las fincas en un estado incluso más vulnerable, las temperaturas en aumento permiten que las plagas y enfermedades prosperen a alturas donde solía ser demasiado frío para que sobrevivan. Es a estas alturas montañosas que los caficultores plantan a menudo sus cafetos mejores y más vulnerables: aquellos que se asocian con sabores más delicados y complejos y, con ello, precios más altos. Desafortunadamente, con muchas de estas variedades, la consecuencia es una menor resistencia a insectos, hongos y enfermedades. 

Crawford Hawkins es el fundador y primer ejecutivo de Harvest, un mercado virtual que se lanzará pronto y vende café tostado a consumidores y negocios, y ayuda a financiar el seguro en base a índices climáticos y los fondos para la mano de obra para los productores de café. El 5% de sus ventas se destina a pagar las cuotas del seguro de los productores a través de Propina, una organización sin fines de lucro. Además, cuando las personas compran café de Harvest, pueden optar por dar una “propina” a los productores al donar fondos adicionales para cubrir sus pólizas de seguro.

“Cuando los meses húmedos son más húmedos y los meses secos son más secos, el impacto en los caficultores es grave”, dice. “El aumento en la volatilidad del clima significa que las temperaturas promedio en todo el cinturón de café dejan de alinearse con su promedio histórico. Las condiciones meteorológicas se están volviendo más impredecibles y los pequeños caficultores no tienen acceso a herramientas de cobertura financiera para proteger sus ingresos”.

En este contexto, se necesitan cada vez más pólizas de seguro accesibles e integrales.

También te puede gustar Cobertura Financiera: ¿Qué es y Cómo Afecta a Los Caficultores?

Una familia caficultora en una finca en Colombia. Crédito: propina

Pólizas de Seguro Que Causan Más Problemas Que Soluciones

Para muchos pequeños productores ha sido difícil acceder y reclamar el seguro de cultivos tradicional. El problema es que simplemente no está diseñado teniendo en cuenta las realidades cotidianas de los pequeños caficultores.

Kellie McCoy, fundadora y especialista en asesoramiento en The Candra Group y exjefe de personal del primer ejecutivo de Starbucks, me cuenta que “los modelos de seguro tradicionales consideran el patrimonio del asegurado y luego evalúan las cuotas del seguro a partir de esto”. En otras palabras, el seguro agrícola típico implica asegurar los cultivos mismos, principalmente, ante cualquier pérdida que el agricultor podría acusar. 

Dado que la póliza está basada en los cultivos del productor y cualquier pérdida específica de su finca, evaluar el valor y los daños lleva mucho tiempo y es algo complejo. Es posible que se requieran inspecciones de las fincas en persona, un proceso que puede ser más lento debido a una infraestructura deficiente o dañada (especialmente después de una inundación). Mientras tanto, los caficultores se quedan esperando y caen en una espiral de deudas.

Además, el seguro tradicional puede incentivar a los productores a implementar métodos de cultivo arriesgados. Dado que las políticas están basadas en el valor de la cosecha, recompensan producciones más altas. Los caficultores pueden terminar enfocándose en esto en lugar del crecimiento sostenible, el cuidado de la calidad del suelo y la renovación de las plantas (algo que, en general, da como resultado una caída a corto plazo del volumen de la cosecha a cambio de mejores ingresos entre dos y tres años más tarde). 

Si el productor no logra aumentar su cosecha, su cuota puede aumentar y deberá pagar más cada vez que renueva el contrato, lo cual significa que tendrá menos dinero para invertir en su finca.

Además, estas pólizas no incentivan a los caficultores a diversificar sus cultivos (y con ellos, sus ingresos) o cultivar plantas de sombra, que ayudan a mejorar la calidad del suelo. A menudo, existen normas estrictas que los productores deben cumplir o corren el riesgo de invalidar la póliza, y por consiguiente podrían ser reacios a probar algo nuevo.

También te puede gustarEl Papel Complejo Del Dinero en la Industria Del Café de Especialidad

Una rica vegetación crece en Finca Café Con Amor en Costa Rica. Crédito: Marianella Baez Jost

Pasar a un Nuevo Tipo de Seguro

Algunos aseguradores se están alejando de los modelos tradicionales y están pasando a seguros basados en índices climáticos. Estos se están considerando como una solución a muchos de los problemas inherentes del típico seguro agrícola.

En este modelo, se miden variables como las precipitaciones, la temperatura y la velocidad del viento en ciertas zonas usando datos anteriores, las estaciones meteorológicas locales y los satélites. Luego, se utilizan estos datos para crear índices que establecen rangos estándar para estas variables en determinada región. Después, los caficultores y las empresas aseguradoras se ponen de acuerdo con respecto a ciertos niveles de divergencia para las variables más apropiadas en un contrato.

Michael R. Carter es profesor en el Departamento de Economía de los Recursos y Agricultura en la Universidad de California, en Davis, y también es el director del programa de investigación BASIS de dicha universidad. El programa apunta a brindar a las familias en situación económica desfavorecida las herramientas agrícolas que necesitan para sustentarse.

Él describe cómo funciona el seguro basado en índices climáticos cuando se pone en práctica: “[El seguro] realiza los pagos a partir de una medición de índices verificable que está relacionada con las pérdidas que aseguró la experiencia del productor. Entre los ejemplos de estos índices están el promedio de producción en una zona, los déficits y excesos de las precipitaciones y un conjunto de medidas satelitales que reflejan la salud y el crecimiento de la planta y que se puede usar para predecir las cosechas”.

Los índices exactos que se utilizan variarán, pero se basan generalmente en promedios históricos para asegurarse de que sean relevantes y exactos. Hawkins me dice: “El seguro de índice climático que diseñamos combina el promedio de temperatura o la cantidad de lluvia de los últimos 30 años para crear un contrato inteligente a nivel local, garantizando una indemnización cuando las condiciones meteorológicas se desvían del promedio histórico”.

Cafetos creciendo bajo sombra. Crédito: Marianella Baez Jost

Cómo Puede el Seguro Basado en Índices Climáticos Apoyar a Los Caficultores

El seguro basado en índices climáticos transfiere una cantidad considerable de control al caficultor. Significa que los terceros no lo consideran responsable por la producción de su cultivo. Tampoco depende de inspecciones de finca que son difíciles de organizar: los satélites pueden obtener todos los datos que la empresa aseguradora necesita para procesar cualquier reclamo que presenten los caficultores. 

Como dice McCoy, la indización del clima “simplifica el modelo del seguro”.

Dado que los reclamos son automáticos y se basan en datos que la empresa aseguradora ya tiene, la indemnización también puede ser muy rápida. Wade Preston, copropietario de Prevail Coffee en Alabama dice: “Cuando se da un evento climático que afecta la producción, el reclamo se presenta de forma automática y el caficultor recibe una indemnización”.

“Si hay algo que tienen en común el mundo de la caficultura y el mundo de los seguros comerciales, es que ambos son famosos por trabajar lenta e ineficientemente. La indización del clima basada en GPS resuelve el problema en ambos lados”.

Cuando los caficultores reciben las indemnizaciones por su reclamo de seguro más rápidamente, pueden recuperarse de cualquier pérdida económica antes. Esto es especialmente beneficioso para los productores en situación económica desfavorecida que, de otra forma, tendrían que vender sus equipos o incluso terrenos para sobrevivir la espera.

McCoy espera que este nuevo modelo de seguro ayude a resolver la tendencia que tienen los pequeños caficultores a abandonar sus fincas y buscar nuevos empleos. “Si consideramos a un único caficultor que depende de la venta del café…entonces una mala cosecha que se debe a la escasez de lluvias podría obligar a este productor a abandonar [su] zona rural para buscar un trabajo más seguro en una ciudad cercana”, dice. 

Cafetos saludables creciendo en un ambiente biodiverso en Finca Café Con Amor. Crédito: Marianella Baez Jost

Barreras Para Obtener un Seguro

Aunque el seguro de índice climático suena como la póliza ideal para los productores en la actualidad, el profesor Carter me cuenta que todavía no se utiliza mucho. “La demanda de los caficultores por un seguro basado en índices, en muchos casos ha sido bastante baja”, dice. 

Un desconocimiento sorprendente es un obstáculo. No se ha promocionado bien el seguro de índice climático en muchos casos. Tampoco se comprende en general, ni siquiera entre caficultores. Los productores en Kenia afirmaron que estaban confundidos con respecto a cuándo recibirían las indemnizaciones del seguro si hubiera fluctuaciones en el índice, y los productores reacios a asumir riesgos eran especialmente cautelosos por esta razón.

Una cantidad significativa también consideraba que el seguro no valía el costo de las cuotas. No es solamente un problema de la indización del clima: luego de muchos años de usar seguros tradicionales ineficaces, muchos productores simplemente no esperan que un seguro sea útil. 

Marianella Baez Jost es propietaria de una finca de café en Costa Rica. Ella me cuenta: “El seguro no es muy conocido en la caficultura…La mayoría de las personas solo compra un seguro porque es obligatorio para su vehículo o la hipoteca inmobiliaria”.

Este problema se complica aún más con los obstáculos financieros. Resulta que los caficultores con ingresos más bajos dudan más a la hora de contratar un seguro basado en índices climáticos debido a una falta de confianza y entendimiento.

Siddhartha Jha es el primer ejecutivo y fundador de Arbol, una plataforma que reúne fincas y proveedores de capital para crear contratos de seguro basados en índices climáticos. Él me dice: “El seguro es una parte clave de la infraestructura económica para ayudar a crear resiliencia…para productores en una situación económica desfavorecida. Sin embargo, el mercado todavía está muy fragmentado, es poco transparente, costoso y repleto de gastos que derivan de la ineficiencia”.

El seguro de índice climático puede tener un impacto dramático en las comunidades productoras. El problema es comunicarlo.

Marianella Baez Jost inspecciona los cafetos en su finca, Finca Café Con Amor. Crédito: Zach Tarhini

¿Las Cooperativas Son Las Que Deberían Dar El Primer Paso?

Cuando hablamos de pequeños productores, no se puede ignorar el papel de la comunidad. Del mismo modo en que una mala cosecha puede afectar una entera aldea, una entera aldea de productores trabajando juntos podría estar más interesada en probar un nuevo modelo de seguro. Podría ser más fácil compartir información exacta sobre las distintas pólizas, cómo unirse y cómo presentar reclamos.

De hecho, estudios en Kenia han descubierto que ofrecer un seguro a un grupo de pequeñas fincas, a diferencia de individuos, daba como resultado una mejor comprensión del modelo de seguro. Dado que los productores los discutían entre sí, su confianza en el sistema aumentaba.

Propina está trabajando en pruebas de seguro de índice climático con grupos de caficultores en Costa Rica, Colombia y Honduras. Harvest paga las cuotas de los productores, ya que dona el 5% de las ventas y también permite que los consumidores den una “propina” al productor en el momento de la venta. Los tostadores y otros negocios en la cadena de suministro también pueden igualar las donaciones para aumentar el impacto social y ambiental.

Es el inicio del seguro de índice climático, pero los productores tienen grandes expectativas. Rafael Silva de SICAFE Coffee dice que él “realmente quiere” tener la posibilidad de acceder a este seguro.

“El café es un cultivo que depende al 100% de la naturaleza…”, explica. “Como empresario, tener un seguro significa que estás protegido, que en caso de que suceda algo fuera de tu control, tú, tu empresa, tu producto está protegido o resuelto si hay un desastre. Tener un seguro me da tranquilidad y me permite enfocarme en la visión global”.

Una buena póliza de seguro puede cambiar vidas. Puede incrementar la estabilidad económica de los productores, sus familias y sus comunidades. Esto no abre solamente la puerta a una mejor calidad de vida (cuyo valor no se debería subestimar), sino que también da la capacidad para planificar con anticipación, manejar los riesgos, expandirse con confianza y sentirse seguro del futuro…cosas que son importantes en todo negocio y en todas nuestras vidas.

Como dice Preston: “Deberíamos poder hablar de los instrumentos, infraestructuras y procesos financieros …de la misma manera clara y articulada en que hablamos del procesamiento, tueste y extracción del café, incluso si eso significa añadir términos como ‘seguro de cultivo basado en índices climáticos’ a nuestro léxico”.

¿Disfrutaste este artículo? Lee Café Y Sostenibilidad: ¿Cuáles Son Los Principales Problemas?

Escrito por Tasmin Grant. Imagen: Cafetos en Finca Café Con Amor en Cañuelas, Naranjo, Costa Rica. Crédito: Marianella Baez Jost

Ten en cuenta: este artículo ha sido patrocinado por Propina.

Traducido por Laura Fornero. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!