mayo 12, 2020

Cómo Injertar Arábica en Robusta Mejora el Rendimiento Del Café

La deforestación, los desequilibrios del suelo y los patógenos son solo algunos de los desafíos que enfrentan los productores de todo el mundo al cultivar de café de calidad, razón por la cual muchos adoptan prácticas agronómicas como el injerto para mejorar la resistencia de sus cultivos.

Muchos productores injertan vástagos de Arábica en portainjertos de Robusta para aumentar la resistencia de Arábica a muchos de los problemas anteriormente mencionados. Aquí te contamos lo que científicos e investigadores especializados en el área opinan sobre los injertos, así como también la forma en que la práctica funciona para los productores. 

Read this in English: How Does Grafting Arabica to Robusta Improve Coffee Yields?

¿CÓMO EL INJERTO BENEFICIA A LAS PLANTAS DE CAFÉ?

Para entender cómo el injerto beneficia a las plantas de café, hay que entender dos de sus secciones. La primera es el portainjerto, que son las raíces y los segmentos del tallo que crecen bajo tierra para absorber los nutrientes y darle soporte a la planta. Los brotes o ramas que crecen de una planta se llaman vástagos. Los vástagos llevan los rasgos y características genéticas de una planta y determinan los frutos o flores que producirá. 

El injerto de un vástago de Arábica en un portainjerto de Robusta fortalece el sistema de raíces de Arábica, debido a que el sistema de raíces de Robusta es más grande y más fuerte. Como resultado, las plantas pueden absorber más agua y nutrientes, y se generará un aumento de la productividad y la resistencia a parásitos. Esto es algo que los productores han hecho durante siglos, puesto que el primer injerto de planta de café del que se tiene registro ocurrió en Java a finales del siglo XIX. En la actualidad, el injerto sigue siendo recomendado por los expertos. 

Para comprender cómo el injerto beneficia de manera única a los cafetos, hablé con dos expertos: el Dr. Oliveiro Guerreiro Filho, investigador científico y experto en genética de árboles de café y resistencia de las plantas del IAC (Centro de Café Alcides Carvalho) en Brasil, y Benoît Bertrand, genetista e investigador sobre el café en el CIRAD en Francia.

Ambos concuerdan en que una de las mayores ventajas de injertar Arábica en un portainjerto de Robusta es su capacidad de mejorar la resistencia del primero a los fitonematodos, algo que afecta a los cafetos en todo el mundo. Los nematodos son organismos casi invisibles con forma de gusano que se encuentran en el suelo por millones. Estas criaturas son perjudiciales para las plantas de café Arábica, ya que reducen el rendimiento del café al dañar las raíces de la planta y cuando están presentes en cantidades suficientemente altas, acaban con plantaciones enteras.

También te puede interesar Robusta Fino: ¿Se Puede Considerar Café de Calidad?

¿QUÉ IMPLICA EL INJERTO?

El injerto de Arábica en Robusta suele realizarse mediante el injerto hipocotiledóneo, dicen Benoît y Oliveiro. Este método fue desarrollado en 1966 en Guatemala, y si se lleva a cabo por trabajadores capacitados puede utilizarse para injertar manualmente hasta mil plántulas al día. El injerto se realiza en la región hipocótil de la planta (debajo de los tallos de las hojas y por encima de la raíz) en sus primeras etapas de desarrollo. 

Se practica un corte debajo de sus primeras hojas a través de una pequeña abertura en la superficie. “Se trata simplemente de injertar las dos plantas cuando son plántulas jóvenes, utilizando el llamado injerto de hendidura”, explica Benoît. Una cinta adhesiva (que se deteriora con el tiempo) conecta las plantas entre sí. 

Apoatã y Nemaya son variedades creadas para ser utilizadas como portainjertos para Arábica. “El portainjerto ideal es aquel que muestra resistencia simultánea a todas las razas y especies de nematodos patógenos del cafeto”, dice Oliveiro. La variedad Apoatã fue creada por el IAC y se utiliza principalmente en Brasil, mientras que Nemaya se utiliza en América Central después de haber sido desarrollada por PROMECAFE (El Programa Cooperativo Regional para el Desarrollo Tecnológico y Modernización de la Caficultura) y CIRAD. Las semillas de Nemaya se producen en Guatemala, El Salvador y Costa Rica. 

¿POR QUÉ LAS PLANTAS DE ARÁBICA NECESITAN PROTECCIÓN CONTRA LOS NEMATODOS?

Los fitonematodos se encuentran en todos los ecosistemas de plantas, y aunque generalmente no son patógenos, pueden infectar el suelo. Es difícil identificar una infección en sus primeras etapas debido a que “las plantas siguen produciendo frutos, aunque a un ritmo menor”, dice Oliveiro. Esto puede conducir a daños a largo plazo o a la necesidad de podar o reemplazar la planta. “La aparición de… nematodos es siempre un signo de desequilibrio del suelo vinculado al abuso de plaguicidas (especialmente herbicidas), la deforestación y la desaparición de materia orgánica”, dice Benoît.

“La contaminación de los cultivos se produce principalmente al plantar plántulas infectadas. Una vez en el suelo, los nematodos [no pueden] ser erradicados. Por lo tanto, utilizar plántulas sanas es la forma ideal de prevención”, dice Oliveiro. El uso de plaguicidas no es ideal, puesto que, según Benoît, son “peligrosos para el medio ambiente, los caficultores y los consumidores”. Gonzalo Hernández, director general y productor en Coffea diversa en Costa Rica, ha adoptado el injerto por esta razón. “De ninguna manera deseaba utilizar nematicidas químicos por su alta toxicidad por lo que decidí probar una opción mucho más ambientalmente amigable”.

Se estima que los nematodos causan entre el 10% y el 20% de las pérdidas en las plantaciones de café de todo el mundo y el injerto puede prevenirlo o tratarlo con una tasa de éxito cercana al 100%, dice Benoît, que tiene más de 20 años de experiencia en la investigación en este campo. Por ello, dice que el injerto “debe ser sistemático en las altas temperaturas (tierras bajas) y en las áreas húmedas”, en las plantaciones de América Central.

Es una práctica aceptada por autoridades, como World Coffee Research, quienes han declarado que el proceso no afecta a la calidad del café. Investigaciones posteriores también han demostrado que el injerto tampoco afecta los niveles de cafeína, grasas y sacarosa del café. Oliveiro está de acuerdo en que “la mayoría de las investigaciones… afirman que las características agronómicas y tecnológicas del café no se ven influenciadas por el injerto en zonas sin nematodos. Lo mismo ocurre con los niveles de cafeína”.

¿QUÉ IMPIDE A LOS PRODUCTORES UTILIZAR INJERTOS?

Aunque el injerto ha demostrado su eficacia, Oliveiro dice que se abusa de su uso, no se utiliza o no se supervisa en algunas regiones. El estudio de los injertos y los fitonematodos está muy avanzado en Brasil, América Latina y Hawái. Esto se debe a que en estos lugares se ha invertido en iniciativas de educación e investigación en materia de injertos, ya que existen incentivos financieros y un suministro de semillas adecuado.

El injerto no es una práctica común en muchas regiones productoras de Asia y África, a pesar de que estas zonas sufren amenazas similares y los plaguicidas representan un porcentaje importante de los costos de producción. Esto se debe a menudo a que el café se planta en un suelo ya infectado, lo cual produce resultados deficientes, y al hecho de que hay un número limitado de portainjertos tolerantes y viables, dice Benoît. 

Un desafío para la implementación de injertos en otros países es que cada paso, desde la investigación y el análisis del suelo hasta el trasplante de plántulas y la supervisión, requiere una ejecución precisa. Si bien la tarea en sí no es extremadamente difícil, sí requiere de capacitación, dice Oliveiro. También requiere un esfuerzo concertado a lo largo del tiempo, dado que “los resultados de las malas prácticas pueden [solo a veces] verse varios años después de la siembra de las plantas injertadas en la plantación final cuando la parte superior del injerto se desprende de la inferior”, dice Gonzalo. 

El costo es un factor, debido a que las plántulas injertadas cuestan más que las comunes. Para Benoît, “una hectárea representa de 250 a 500 USD del costo adicional al plantar una hectárea de café (alrededor del 5 al 10% del costo de instalación), pero se ven los resultados a largo plazo, puesto que la plantación se establece por entre 15 y 25 años”.

El injerto tiene beneficios comprobados, y siempre que los productores estén dispuestos a prepararse de manera adecuada, puede valer la pena la inversión necesaria.

Oliveiro subraya que antes de comprar cualquier plántula injertada o semillas de variedades de café, se debe comprobar que las plantas estén certificadas para asegurar la pureza de la variedad. También, añade que se deben evitar aquellos productores que no cultiven sus plántulas o semillas en viveros suspendidos mientras utilizan sustratos.

Además de las medidas anteriormente mencionadas, consultar a especialistas para determinar la salud del suelo, e investigar y solicitar ayuda a los institutos agronómicos de tu país, serán fundamentales para ayudarte a obtener resultados satisfactorios cuando se trate de injertar Arábica en Robusta. 

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee Cómo Hacer Injertos en Las Plantas de Café

Ten en cuenta: Antes de poner en práctica los consejos de este artículo, recomendamos consultar también con un experto local, ya que las diferencias en el clima, tipo de suelo, variedades, métodos de procesamiento, entre otros factores, pueden afectar las mejores prácticas para realizar los injertos.

Todas las citas de Oliveiro Guerreiro Filho traducidas del portugués por la autora. 

Crédito de las fotos: Fernando Pocasangre, The Hans R. Neumann Stiftung Institute

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!