15 de octubre de 2022

¿Cómo es el cultivo de café silvestre?

Compartir:

Alrededor del mundo, el café se ha cultivado en granjas y fincas durante cientos de años. La administración cuidadosa y bien planificada de estas fincas permite cultivar café a gran escala para que sigan siendo rentables.

Además de los cultivos agrícolas, el café ha crecido de forma silvestre durante siglos, e incluso milenios. El país más conocido donde esto ocurre es Etiopía, en gran medida, conocido como la cuna del café arábica.

Hoy en día, el café sigue creciendo de forma silvestre en Etiopía, así como en otros países de África, aunque en cantidades bastante menores. La pregunta es: ¿qué importancia tiene para la industria del café en general?

Aunque actualmente el café silvestre tiene poco valor comercial, representa una perspectiva única para los investigadores. Si entendemos la composición genética de las plantas de café silvestre podremos mejorar la resiliencia de la cadena de suministro del café en general.

Para conocer más sobre el cultivo del café silvestre, hablé con dos investigadores. Sigue leyendo y descubre lo que me contaron.

También podría interesarte nuestro artículo Catando especies silvestres “olvidadas” de café: un experimento

Cultivo de café silvestre

¿Qué es el cultivo de café silvestre?

En la actualidad, los cafetos silvestres crecen de forma natural en varios países del Cinturón del Café, incluidos los países africanos cercanos al ecuador, Madagascar y partes de Asia. 

El café silvestre se caracteriza por la falta de intervención humana en su cultivo. El cultivo de este café, a su vez, consiste en dejar que los granos crezcan en las plantas antes de cosecharlos en el momento adecuado.

Aunque la mayor parte del café que crece hoy en día en estado silvestre es arábica y robusta, hay más de 120 especies adicionales que no se cultivan intencionalmente. 

Charles Denison es un genetista de café de Cultivar, en Sudáfrica. “Tenemos una pequeña finca a nivel del mar donde cultivamos café. Se encuentra a unos 160 metros sobre el nivel del mar”, explica. “Llamamos a nuestra granja Shamba Nati por la palabra swahili, que significa granja”.

“Cultivamos Coffea racemosa, una especie que crece en la costa de Sudáfrica, Mozambique y Zimbabue”, agrega.

La Racemosa es una especie de café que crece en estado silvestre, aunque en volúmenes insignificantes. Actualmente, los investigadores cultivan pequeñas cantidades de esta especie a lo largo de la costa, cerca de la frontera con Mozambique.

“Recuperamos plántulas de Racemosa de los bosques nativos y las plantamos”, explica Charles. “Es muy diferente del arábica: las semillas son pequeñas y crecen más despacio”. 

“En noviembre, la planta de Racemosa florece y todo el árbol se vuelve blanco”, agrega.

Charles cuenta que su equipo cosecha los granos de Racemosa en enero, tras un breve periodo de maduración. Tienen pocas plantas, por lo que el periodo de cosecha suele durar entre cinco y seis semanas.

Es difícil evaluar sistemáticamente la calidad y las características en taza de Racemosa año tras año porque la producción es a una escala bastante pequeña. Charles afirma que, anualmente, él y su equipo aprenden algo nuevo sobre esta especie de café.

En general, la Racemosa tiene muchas notas de especias, como clavos, canela y regaliz. Los investigadores, también, han encontrado sabores a menta y uva.

Este año, Charles y su equipo intentaron utilizar una fermentación anaeróbica como técnica de procesamiento, lo que ayudó a crear un perfil de sabor diferente.

“También, hemos hecho algunas pruebas genéticas e investigaciones con Kew Gardens en Reino Unido”, dice. “Este año nos invitaron al simposio Re:co para hacer una presentación sobre la Racemosa”.

Floración de árbol de café

Problemas del cultivo de café silvestre a gran escala

Charles cuenta que, debido a los bajos niveles de producción, la Racemosa suele ser bastante más cara que el café arábica. 

“La racemosa requiere entre 500 y 600 ml de lluvia al año y un clima más cálido que arábica”, explica Charles.

Aunque el aumento de las temperaturas globales podría beneficiar la producción de Racemosa, los árboles solo producen unos 200 g de cereza cada uno. Además, la cereza suele ser pequeña y crece a un ritmo más lento.

“Tenemos que pensar en cómo podría cambiar esto si empezáramos a producir 100 hectáreas de plantas de racemosa”, dice Charles. “Tenemos la obligación, para el futuro de la seguridad de una industria cafetera sostenible, de aumentar la producción pero de una manera acertada”.

Además, cuenta que él y su equipo están recogiendo semillas de Coffea zanguebariae. La Zanguebariae es una especie que crece de forma silvestre en el sur de Tanzania, Mozambique y Zimbabue. Charles dice que el equipo ha enviado algunas muestras a Kew Gardens para realizar pruebas genéticas y, con suerte, poder iniciar su cultivo a pequeña escala en un futuro cercano.

“Requerimos ayuda para enviar las semillas a viveros de todo el mundo”, señala. “Necesitamos reservas de plántulas y semillas porque actualmente somos uno de los únicos equipos de investigación que intentan cultivar esta especie con fines comerciales”.

Jorge Castro es el Director de Producción y Ventas de Café Inmaculada en Colombia. “Cultivamos cafés de especialidad poco comunes, como Sudán Rume, Eugenioides, Geisha y Laurina”, dice.

“Eugenioides suele obtener 90 puntos, a veces 92, pero solía obtener entre 82 y 85 puntos”, afirma. “Es un café de competencia pero su rendimiento en producción es muy bajo”.

Según Jorge, la Laurina suele tener una puntuación más baja porque tiene menos cafeína que otras variedades de arábica, normalmente alrededor de 86 u 87 puntos. Aunque Laurina tiene muchos atributos de alta calidad, como un cuerpo ligero y una acidez pronunciada, sus bajos niveles de cafeína pueden inhibir su crecimiento, por varias razones.

También, existe una variedad llamada Liberica, que se cultiva y consume sobre todo en el sudeste asiático y que aún no se cultiva a nivel internacional. En general, esto se debe a que no tiene un perfil de taza tradicionalmente atractivo en comparación con el arábica.

Cafetales en África

El cultivo del café silvestre y el cambio climático

El cambio climático sigue representando una amenaza importante para el futuro de una industria caficultora viable. Para 2050, se prevé que cuatro de los cinco principales países productores de café (Brasil, Vietnam, Colombia e Indonesia) experimentarán la reducción de gran parte de la tierra actualmente cultivable, así como la disminución de su idoneidad para el cultivo del café.

Esto genera una serie de preocupaciones, especialmente cuando el consumo mundial de café sigue creciendo mientras la producción se enfrenta a diversas dificultades.

Es más, la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza afirma que alrededor del 60 % de todas las especies de café identificadas corren el riesgo de extinguirse. Esto incluye 13 especies que ya están clasificadas dentro de la categoría “en peligro crítico”.

El estudio de las plantas de café silvestres permite a los investigadores crear plantas madre que pueden ser implantadas en otras especies. Esto se debe, en gran medida, a que los cafetos silvestres suelen tener características innatas que les permiten adaptarse mejor a los cambios del medioambiente, lo que los hace potencialmente más resistentes al clima.

Los investigadores trabajan actualmente en la elaboración de un mapa de idoneidad climática de la Racemosa con el fin de estudiar dónde se puede ampliar la producción para potenciar la producción futura de café. Además, cada vez hay más interés en saber cómo la Stenophylla (que se cree que procede de África occidental) puede mejorar la diversidad genética de las nuevas variedades de arábica.

Recolectora de café

Cómo afrontar los desafíos en el futuro

Aunque algunos son resistentes, Jorge comenta que muchos tipos de café silvestre son susceptibles a las enfermedades. Esto se debe a que no han sido mejorados intencionalmente para que sean resistentes a las enfermedades a lo largo de los años. Laurina, una variedad que ha crecido de forma silvestre durante algún tiempo, es un ejemplo de ello.

“Laurina es muy vulnerable a la roya, la cual es difícil de controlar”, comenta. También, dice que Sudán Rume y Geisha pueden resultar afectados.

La variedad Eugenioides es algo más tolerante a la enfermedad pero sus frutos pueden desprenderse fácilmente de las ramas, especialmente cuando hay vientos fuertes, lo que significa que los agricultores podrían perder importantes cantidades de café y su rentabilidad podría verse afectada.

Otro reto al que se enfrentan los productores con el cultivo de café silvestre es el rendimiento. Dado que las plantas de café silvestre suelen tener menor rendimiento, su cultivo suele ser bastante menos viable desde el punto de vista económico.

“Para la mayoría de los agricultores, esto no es viable”, explica Jorge. “[Si un agricultor intenta vender este tipo de café en los mercados locales, no podrá ganar dinero].’’

“Además, los clientes están acostumbrados a las características de sabor de las especies comerciales, como arábica y robusta”, agrega.

A pesar de los avances en investigación, todavía existe un importante vacío en el conocimiento de todos los problemas a los que se enfrentan las especies de café silvestre. Por ejemplo, especies como Coffea carrisoi, Coffea kapakata y Coffea melanocarpa crecen ahora de forma silvestre en áreas de conflicto, lo que hace que sea difícil o imposible acceder a estos árboles.

“El principal problema es que no sabemos hasta qué punto podrían ser comercialmente viables estas variedades”, comenta Charles. “Todavía no estamos seguros de los potenciales volúmenes de producción por hectárea”.

Además, es difícil determinar el potencial de la calidad en taza y las características de sabor de este tipo de cafés cultivados de forma silvestre sin una investigación adecuada; no obstante, según Jorge, el futuro es prometedor.

“La gente está empezando a mostrar más interés por el café silvestre, por lo que la demanda está aumentando y el mercado podría crecer”.

En última instancia, mejorar la educación de los productores que quieren cosechar café silvestre es esencial para que la producción crezca. Entre más se investigue sobre estas especies y variedades, los productores podrán estar mejor equipados para aplicar las mejores prácticas de cultivo, incluidas las técnicas de recolección y los métodos de procesamiento.

Cerezas de café

Dado que el cambio climático sigue amenazando el futuro de la producción de café, la industria necesita explorar formas que mejoren la longevidad y la resistencia de las plantas.

Está claro que el café silvestre podría ser un camino al cual dirigirse pero esto exigirá una gran cantidad de investigación por parte de genetistas, agrónomos y otros investigadores.

A medida que el sector del café se vaya transformando debido al cambio climático, podríamos ver, en teoría, a más productores recurrir a especies más resistentes, para bien o para mal.

¿Disfrutaste de este artículo? Entonces lee sobre qué es Coffea Stenophylla

Créditos de las fotos: Café Inmaculada.

Traducido por Angélica Alfonso. Traducción editada por Alejandra Soto.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal aquí!

Compartir: