28 de abril de 2022

Explorando la relación entre las empanadas y el café de especialidad

Compartir:

Tradicionalmente, la empanada y el café son una opción inseparable y que no falta en los menús de cafeterías, restaurantes, tiendas de barrio, supermercados, negocios callejeros y ferias de Latinoamérica

Degustar una empanada a cualquier hora del día es una tradición muy arraigada en la región; sin embargo, este maridaje ha empezado a adoptarse en las cafeterías de especialidad.

Para conocer cómo esta combinación se está expandiendo en el mercado internacional hablé con el propietario de una cafetería y con un productor de empanadas. Continúa leyendo y entérate de lo que me dijeron. 

Lee también: Transformación de la arquitectura en los cafés de América Latina

Café de especialidad y empanadas

¿De dónde viene la empanada?

De acuerdo con el libro Santa Empanada, escrito por Pietro Sorba, las primeras apariciones de las empanadas se registran entre 1700 y 250 a.C. Se cree que la receta fue llevada a las islas de Mallorca y Cerdeña por los fenicios en la época Talayótica. El primer nombre que recibió este alimento fue panada, que hace referencia a una mezcla a base de harina que se utiliza en distintas preparaciones culinarias. 

Al transcurrir los años, esta receta se fue haciendo popular por su practicidad a la hora de la preparación: “ensamblar, conservar, transportar, vender, fraccionar, presentar y, por supuesto, comer de manera práctica y sin utensilios”, señala Pedro. 

Café y empanadas

La empanada y su ruta latinoamericana 

Los conquistadores españoles fueron quienes llevaron las primeras recetas de la empanada a América. La receta llegó hasta Argentina y desembarcó rápidamente en el resto de países de la región. Con el tiempo, cada país fue adaptando una versión, según sus gustos y productos locales.   

Francisco Cabrera, productor de empanadas y cofundador de Hungry Moon Foods, en Pensilvania, Estados Unidos, me habló de las características de algunas empanadas latinoamericanas.  

“Considero que la empana es parte, un poco, de la vida de los argentinos, tanto así, como de la vida de los colombianos, de los peruanos, de los ecuatorianos, de toda Latinoamérica. Bolivia tiene sus empanadas, Chile tiene sus empanadas, yo creo que la mayoría de los países de América Latina tienen sus empanadas; todos en sus diferentes sabores, en sus diferentes conceptos”. 

Tipos de empanadas

En la actualidad, existe una gran variedad de empanadas en Argentina pero las más tradicionales son las de carne, conocidas como empanadas criollas. Su relleno está compuesto de carne cortada a cuchillo, huevo, aceitunas verdes, pimiento rojo y pasas. También, se pueden encontrar empanadas de pollo acompañadas de ingredientes como cebolla, huevo y aceitunas verdes. Normalmente, se preparan al horno. 

Ecuador

Conocida como empanada de “morocho”, está hecha a base de maíz blanco con un relleno de carne molida, arroz, arveja y zanahoria en cortes finos. Existe otra empanada tradicional de queso, frita y que puede llegar a medir hasta 35 cm. Se suele servir con un toque de azúcar en la superficie.

Este método también se replica en algunas empanadas tradicionales de Perú, fritas  o al horno, que utilizan rellenos de productos típicos peruanos. 

Chile

Por lo general, son de forma rectangular y pueden prepararse con carne de res, mariscos y queso. La más popular es la empanada de pino, que viene rellena de carne picada, cebolla en cuadritos, huevo y pasas. “Es una empanada muy rica de sabor, con muchos ingredientes, con muchas especies que le dan el sabor típico de la empanada chilena”, dice Francisco. Algunas personas la acompañan con una salsa picante llamada pebre. 

Colombia 

Están hechas de masa de maíz y harina de trigo, se sirven fritas y sus rellenos tradicionales son de papa, carne, pollo, garbanzo, arroz, huevo y vegetales. También, hay empanadas dulces como las de bocadillo y queso. Su elaboración puede ser manual o en máquinas. 

Bolivia

Al igual que en Argentina, tienen la empanada salteña; sin embargo, su relleno es diferente por el caldo que le agregan a la carne y a las papas. Las hacen fritas y su textura es bastante jugosa. “Le llaman la abre pierna porque para comer tienes que abrir la pierna para no chorrearte”, cuenta Francisco. 

Venezuela

Tal como en Colombia, todas las empanadas de venezuelas se fríen. La harina es a base de maíz precocido y su relleno clásico puede ser de pollo, carne molida o deshebrada. En Brasil se conocen como coxinhas, donde se suele utilizar la misma receta venezolana pero reemplazando la masa por harina de trigo. 

México

Sus empanadas tradicionales están rellenas de papa, carne, cebolla, chile, perejil, sal y pimienta. Otra opción son las de frijoles refritos con chorizo. También, se pueden encontrar las conocidas “empanadas de queso de Oaxaca” o de pollo con mole.

Maridaje con café

Complemento y mezcla de sabores 

Nicolás Cabrera es el fundador y propietario de la tostadora y cafetería Lost Sock Roaster, en Washington, Estados Unidos. Junto a su padre, se convirtió en uno de los pioneros en vender empanadas en Washington, hace 12 años. Él dice que la empanada y el café son dos alimentos que se complementan muy bien.

“El café de especialidad es algo que es para probar, para degustar, igual que las empanadas. En nuestro caso, por ejemplo, puedes ordenar una empanada de un sabor, una empanada de otro sabor pero necesitas un producto para limpiar el paladar y el café es una muy buena opción, especialmente cuando es bueno tiene dulzura natural y acidez”.

Según el tipo de café de especialidad y la empanada que se elija, dependerá la experiencia de sabores. Las empanadas no están hechas para comer en un momento específico del día pero hay opciones que se adaptan mejor a ciertos horarios.

Las empanadas americanas que suelen servirse al desayuno son de huevo y tocino, otras de jamón y queso, y las tradicionales de carne y pollo. Se recomienda acompañarlas con un capuccino, un latte o un café con notas delicadas.

“Un café no muy ácido, un café más de tueste medio, que tenga sus sabores achocolatados, un poco más neutrales, sería mejor para combinar con una empanada”, aconseja Nicolás.

En la tarde, las empanadas de plátano dulce, guayaba con queso y chocolate de almendra o avellanas pueden ser ideales.

Arte latte

Una oportunidad de negocio

Nicolás cuenta que la llegada de latinos a países como Estados Unidos ha propiciado que la empanada se convierta en un producto innovador, especialmente en ciudades como Nueva York, Los Ángeles y Miami.

Las empanadas, además, se han tomado los menús de las cafeterías de especialidad. Este alimento ha despertado la curiosidad entre los comensales al observar y probar un producto nuevo. La variedad de empanadas satisface la pluralidad de gustos y los clientes tienen la opción de elegir diferentes sabores que se combinan con las notas de los cafés de especialidad.
 
“No hay muchas cafeterías que tengan empanadas en su menú y creo que cuando uno encuentra un producto que le da fortaleza a su negocio, porque ha ido creciendo, ha ido incrementando, ha ido dando variedad, yo creo que es el momento”, complementa Francisco.

En los países latinoamericanos es común el consumo de empanadas con café comercial. Por ejemplo, en Colombia, los consumidores tradicionalmente acompañan su empanada con un café negro filtrado, conocido como tinto; no obstante, en la región ha aumentado el consumo de café de especialidad. Por eso, en las cafeterías, la empanada también tiene un lugar en el menú.

Paradójicamente, es más fácil encontrar este maridaje, que fusiona un buen café con una empanada, en Estados Unidos que en los países latinoamericanos. 

Cómo atraer a los consumidores

Si estás pensando en ofrecer empanadas y café especial, es clave que brindes un café sobresaliente, con un buen puntaje en taza y usar ingredientes de buena calidad en la preparación de las empanadas. De esta manera, los consumidores tendrán una buena experiencia y no dudarán en regresar a tu negocio.

“Si estamos haciendo una empanada, la empanada tiene que ser igual de buena que el café porque sino el uno va a esconder al otro”, advierte Nicolás.

“De mi experiencia, de lo que me he dado cuenta, es que algunas cafeterías de especialidad se enfocan mucho en el café y no en los productos de comida. Si voy a vender empanadas y voy a vender café, mi idea es que todo tiene que ser de alta calidad”, concluye.

Si piensas atraer y satisfacer a consumidores de diferentes países o culturas, deberás incluir en la carta diversas recetas de empanadas y distintos tipos de café especial.

Tradicionalmente, este maridaje se ha acompañado con café comercial o de baja calidad pero, con la llegada de las cafeterías de especialidad y de múltiples perfiles de sabor en taza, ahora se está generando una combinación perfecta en la que resaltan los sabores regionales, del café y de las empanadas.

Si estás pensando en incluir este maridaje en tu menú, recuerda que los ingredientes y el café que ofrezcas serán determinantes en la experiencia sensorial de los comensales.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee nuestro artículo sobre ¿qué relación hay entre el pan artesanal y el café de especialidad?

Crédito de las fotos: Yajandra Galván. 

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal aquí!

Compartir: