9 de abril de 2022

Explorando Zambia como origen de café

Compartir:

Como es habitual en muchos países productores de África, el café fue introducido en Zambia por los misioneros; sin embargo, aquí fue relativamente tarde porque llegó en la década de 1950.

La producción de café de Zambia ha aumentado de forma constante desde entonces, especialmente después de que el país comenzara a exportar a nivel internacional en 1985; no obstante, el moderno sector cafetero zambiano se enfrenta a numerosos desafíos, muchos de ellos relacionados con la falta de acceso a financiación e inversión.

Esta es, entre otras, la razón por la que Zambia produce un volumen de café comparativamente pequeño. Ocupa el puesto 51 del mundo en cuanto a producción de café y solo produce 2000 sacos de 60 kg cada año.

Para saber más sobre los desafíos a los que se enfrenta el sector, hablé con una experta de la industria local. Continúa leyendo para conocer más.

También te puede interesar nuestro artículo sobre la RDC como origen de café

Barista de Zambia

El perfil del café de Zambia

La mayor parte del café zambiano proviene de la montañosa Provincia del Norte y se cultiva a una altura de entre 1300 y 1600 m s.n.m. pero también se cultiva en los alrededores de la capital del país, Lusaka. El café zambiano suele tener un procesamiento lavado, con una acidez dulce y brillante. 

Dado que Zambia está situada en la meseta de África central, la mayor parte del país se encuentra a 1000 m s.n.m., es decir, que ofrece la altitud mínima adecuada para cultivar Arábica. Esto significa que no solo es posible cultivar Arábica lavado de alta calidad sino que en realidad se cultiva exclusivamente, incluidas algunas plantas de calidad especial.

Entre las variedades más comunes se encuentra la SL-28 de Kenia, al igual que un poco de Catimor, que se cultiva sobre todo por su resistencia a enfermedades y plagas.

Según la Asociación Africana de Cafés Finos, los cafés de Zambia suelen tener mucho cuerpo, con una acidez dulce y suave, y sabores agradables. El sitio web de Olam Specialty Coffee describe su café zambiano como “dominado por notas frutales, predominantemente cítricas con acentos de bayas y melón”.

Algunos microlotes de SL-28 de Zambia han alcanzado una puntuación de 89, aunque en pequeñas cantidades. Se trata, principalmente, de cafés cultivados de forma especial con un procesamiento experimental.

Café en maduración

Historia de la producción de café en Zambia

Antes de la introducción del café en Rodesia del Norte (como se conocía a Zambia hasta 1964), la mayor parte de las exportaciones del país procedían de sus ricos yacimientos de cobre. En 2020, el cobre seguía representando el 73 % de todas las exportaciones zambianas, una parte enorme de la economía del país.

Zambia empezó a cultivar café con relativa lentitud ya que los misioneros no introdujeron el cultivo hasta la segunda mitad del siglo XX. Esto significaba, en comparación con otras naciones africanas productoras de café, que había pocos conocimientos sobre la producción de café en el país. 

La mayoría de los conocimientos sobre cómo cultivar el producto procedían de los colonos británicos. Adicionalmente, una vez que empezaron a cultivar café se encontraron con un reto casi de inmediato: las enfermedades. 

Las plantas introducidas en Zambia tuvieron dificultades en este clima subtropical, a pesar de que ofrece condiciones relativamente buenas para el cultivo de café. En consecuencia, tuvieron rendimientos bajos y las cosechas eran, en gran medida, insuficientes para cualquier tipo de exportación.

Cerezas de café maduras

El plan del Banco Mundial para reactivar el café de Zambia

En su afán por ayudar al gobierno zambiano a diversificar su economía, alejándose de las exportaciones de cobre, el Banco Mundial estableció en los años setenta una serie de proyectos relacionados al café en todo el país. El objetivo era encontrar las variedades más adecuadas y productivas para las fincas de Zambia.

Más tarde, se unió la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y trabajó con el gobierno de Zambia y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo con el fin de ayudar a los pequeños caficultores de todo el país.

El proyecto utilizó el café keniano como marco de referencia, dado que en ese momento Kenia ya era un origen de café bien establecido. El país comenzó adoptando el sistema keniano de clasificación del café verde como primer método real de evaluación de la calidad.

El objetivo del proyecto era fomentar el cultivo de café de alta calidad al menor costo posible. El grueso de la producción se concentraba en grandes fincas cafetaleras bien organizadas en la Provincia del Norte.

El proyecto, también, pretendía fomentar la producción de café a pequeña escala, ayudando a miles de zambianos en áreas rurales en situación de pobreza a generar un salario con el cultivo del café.

En un principio, el Banco Mundial se había propuesto establecer a unos 600 nuevos pequeños caficultores en la Provincia del Norte, proporcionándoles plántulas y apoyo técnico. El proyecto tuvo un éxito abrumador: a mediados de los años ochenta este número casi se había duplicado.

En los años siguientes, la producción anual total aumentó de 70 a casi 400 toneladas métricas. La OIC estableció a Zambia una cuota anual de 350 toneladas métricas y empezó a exportar café comercialmente en 1985.

Floración de café

El sector cafetero de Zambia en la actualidad

El sector cafetero de Zambia está dividido entre los pequeños propietarios, quienes cultivan en menos de 10 hectáreas de tierra, y cinco grupos de caficultores a gran escala.

Cuatro de estas cinco fincas están situadas en Mazabuka (Provincia del Sur), Lusaka (Provincia de Lusaka), Serenje (Provincia Central) y la ciudad de Kasama; sin embargo, la quinta (y responsable de alrededor del 97 % de todo el café exportado de Zambia) es la Northern Coffee Corporation, con tres fincas en Kasama y dos en Mbala.

Dos de las tres fincas de Kasama de la Northern Coffee Corporation tienen su origen en un proyecto del Banco Mundial en 1978 que se convirtió en una empresa gubernamental, conocida entonces como Northern Coffee Company.

En 2012, la empresa fue adquirida por Olam International y renombrada. En la actualidad, sus cinco fincas cultivan un poco más de 3500 hectáreas de café. Es la única entidad que produce café en Zambia con certificación Rainforest Alliance y UTZ.

Teija Lublinkhof es propietaria de Peaberry Coffee Roasters y presidenta de la Asociación de Productores de Café de Zambia (ZCGA, por sus siglas en inglés). “La Junta del Café de Zambia es el máximo órgano gubernamental de elaboración de políticas para el sector cafetero zambiano”, explica; “no obstante, en su consejo hay representantes de los sectores privados de cultivo y tueste de café”.

“La ZCGA es un ala de la Junta del Café de Zambia. Está dirigida en su totalidad por caficultores zambianos y presta servicios en nombre de sus miembros al gobierno y a las organizaciones internacionales. Entre ellos se encuentran la comercialización, la evaluación de la calidad, el beneficio, la documentación para la exportación y el transporte”.

Teija afirma que las exportaciones de café de Zambia alcanzaron un máximo en la cosecha 2004/2005 con 6654 toneladas de café verde pero, desde entonces, estas cifras han descendido en gran medida, año tras año.

En 2015, el país alcanzó un mínimo de apenas 180 toneladas métricas. Este desplome se produjo por una combinación del mal tiempo y la falta de acceso a financiación  para los productores de café.

Por otra parte, Teija dice que en 2019 el país exportó casi 2000 toneladas métricas de café verde, lo que representa una recuperación significativa. “Por primera vez en mucho tiempo, estamos produciendo más [café] que Malawi”, dice. “Esto es un buen indicador de que estamos volviendo a nuestro mejor nivel”.

Café verde de Zambia

Control de calidad y agentes locales

Teija afirma que en Zambia el 90 % de la producción de café procede de las fincas. La ZCGA puede facilitar el procesamiento del café a los caficultores ya que tiene acceso a todo el equipo necesario, al igual que al personal capacitado.

La asociación se encarga del control de calidad en nombre de las fincas, aunque algunas optan por hacerlo ellas mismas. También, se encarga del proceso de exportación, enviando muestras a todo el mundo, gestiona la documentación y realiza las ventas. Los principales compradores de café zambiano son Europa, Sudáfrica, Asia (concretamente Japón) y Estados Unidos.

“Algunos caficultores dejan la comercialización en manos de la asociación, mientras que otros contactan directamente a los compradores”, explica Teija. “Incluso, en este caso, la asociación se encarga del control de calidad. Aunque los caficultores determinan su propio precio”.

Ella también señala que la asociación utiliza la calidad en taza y el precio del café en Nueva York para determinar el precio; sin embargo, según ella, el caficultor conserva el control total de su café y toma la decisión final sobre todas las ventas.

Tras el beneficio, el café zambiano se clasifica y se almacena en un depósito central en Lusaka. Las grandes fincas pueden tener sus propios almacenes y utilizar camiones para transportar su café.

Fuera de las fincas, Teija dice que la mayoría de los pequeños caficultores cultivan el café como lo harían con el maíz u otros cultivos a corto plazo. Ella dice que la ZCGA está intentando incentivar la formación de cooperativas pero señala que es una iniciativa a largo plazo. 

Su objetivo, afirma, es incrementar la producción y aumentar el número de caficultores en Zambia. 

Procesamiento de café

Instalaciones y métodos de procesamiento

La cosecha de café en Zambia ocurre de mayo a agosto. Algunos caficultores tienen sus propios beneficios húmedos donde gestionan su proceso de lavado.

Este es el método de procesamiento más utilizado en el país pero, también, hay algunos naturales, despulpados naturales y cafés anaeróbicos de alta calidad que se procesan en las fincas.

“Hay algunos productores que procesan su café como despulpado natural y suelen producir el mejor café de Zambia”, dice. “Por lo general, es en la estación seca cuando hacemos el procesamiento, por lo que el sol tiende a ofrecer buenas condiciones para el secado”. 

“En el norte, los caficultores hacen un procesamiento anaeróbico muy bueno”. Teija dice que la razón principal de los despulpados naturales es añadir algo de dulzor a la alta acidez de los cafés. Esto los hace más comercializables para espresso

“Algunas de las fincas tienen equipos de procesamiento húmedo de buena calidad”, añade. “Las grandes fincas tienen tanques de fermentación y desmucilaginadores de Tanzania”.

Además, señala que la ZCGA posee sus propios beneficios secos, al igual que algunas fincas de los alrededores de Lusaka. Los beneficios de la ZCGA están abiertos a los pequeños caficultores, quienes pueden llevar su café en pergamino directamente a la asociación.

Desafíos de la industria cafetera zambiana

Aunque el rendimiento está aumentando, la ubicación de Zambia es un problema. No tiene salida al mar, lo que significa que no hay un acceso fácil a los puertos.

El café del norte del país se envía a través de Dar es Salaam, en Tanzania, mientras que en el sur pasa por Sudáfrica o Namibia.

Zambia, también, se enfrenta a otro problema inusual: la falta de capacidad de producción. Teija afirma que no hay escasez de propietarios de tierras o fincas sino que el costo de la producción de café es elevado, lo que se ve agravado por la escasez de mano de obra. Los caficultores recurren entonces a cultivos más “fáciles”, como el maíz.

Además, el proyecto iniciado por el Banco Mundial no ha sido sostenido por el gobierno de Zambia. En respuesta, Teija afirma que el sector ha pasado a depender de empresas privadas, como Olam Specialty Coffee, para que intervengan y apoyen a los caficultores.

Café recién recolectado

El sector cafetero de Zambia es realmente único. Su tardía entrada en la industria cafetera internacional significa que está solo empezando y que aún le queda un largo camino por recorrer antes de poder competir con los grandes productores de café africanos.

A pesar de esto, el sector sigue una tendencia al alza y las previsiones indican que la producción va a aumentar. Teija concluye diciendo que con mayores inversiones de empresas multinacionales y del gobierno, las perspectivas serían prometedoras.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee sobre la producción de café en Zimbabue

Crédito de las fotos: Pexels.

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por Alejandra Soto.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal aquí!

Compartir: