28 de octubre de 2021

¿Cómo afecta El Niño a la producción de café?

Compartir:

Sabemos que el café se cultiva predominantemente en el “cinturón del café”: una franja horizontal que rodea el planeta entre los trópicos de Cáncer y Capricornio. Esta región ecuatorial ofrece condiciones óptimas para la producción de café.

Sin embargo, los trópicos también se caracterizan por presentar una incidencia más frecuente de patrones meteorológicos inusuales. Entre ellos, se encuentran los ciclones y huracanes, pero uno de los fenómenos más importante es el conocido como El Niño.

El Niño es un fenómeno complejo causado por las variaciones de las temperaturas oceánicas en el Pacífico ecuatorial. Sus efectos se sienten con mayor fuerza en América Latina, donde afecta a las temperaturas del aire y al régimen de lluvias, y por lo tanto a la producción de café.

Para averiguar más sobre El Niño, hablé con algunos expertos regionales del sector. Me contaron qué es y cómo puede afectar a la producción de café en toda América Latina. Continúa leyendo para conocer más.

También te puede interesar leer sobre cómo los productores pueden prepararse para eventos meteorológicos inesperados.

coffee farmer

¿Qué es El Niño?

El Niño se produce cada dos o siete años, con una duración de entre dos meses y dos años dentro de ese periodo. 

En su forma más simple, puede describirse como el calentamiento de una franja de agua oceánica en el Pacífico central y oriental, incluida la costa Pacífica de Sudamérica.

Es una fase de un fenómeno climático más amplio conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS). ENOS es esencialmente un período de diversos patrones de viento y temperaturas irregulares en la superficie del mar en todo el Océano Pacífico. El Niño se observó por última vez entre 2018 y 2019.

El Niño hace que se desarrolle una zona de agua superficial cálida en las zonas central y oriental del océano, creando una “franja” a lo largo de la costa de América Central y del Sur. En esta parte del mundo, la mayor temperatura de las aguas superficiales provoca temperaturas mayores y un tiempo tormentoso.

Curiosamente, El Niño tiene un efecto diferente en el sudeste asiático, Oceanía y el sur de China. Aunque estas regiones también experimentan un aumento de las temperaturas, además va acompañado de largos periodos de sequía. 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el fenómeno es complejo y no es uniforme ni siquiera en toda América Latina. De hecho, provoca patrones meteorológicos diferentes en distintas regiones.

El Niño suele crear condiciones de sequía y calor en Centroamérica, el norte de Brasil y Colombia. Sin embargo, durante la primavera y el verano hace que el sur de Brasil, el norte de Argentina y Chile reciban más lluvias de lo habitual.

La fase fría de ENOS, cuando las temperaturas de la superficie del agua en el Pacífico oriental son más frías de lo habitual, se conoce como La Niña. Tanto El Niño como La Niña influyen directa o indirectamente en los patrones climáticos de todo el planeta.

coffee farmer

¿Cómo afecta El Niño a la producción de café?

El clima desempeña un papel fundamental en todos los aspectos de la producción de café. Tanto la temperatura como la pluviosidad desempeñan un papel integral a la hora de dictar el rendimiento y la calidad que producen las plantas de café.

En el caso de El Niño, la importancia del impacto depende de la intensidad de las condiciones que provoca. Sin embargo, aunque los meteorólogos son capaces de predecir El Niño con cierto grado de precisión, sus efectos a veces solo se sienten una vez que el café ha sido cosechado y procesado.

En los casos en los cuales El Niño provoca mayores temperaturas y menores precipitaciones, las fincas que normalmente experimentan una baja exposición al sol y una alta pluviosidad suelen experimentar un aumento de la producción. Sin embargo, las fincas situadas a menor altitud y con suelos de baja retención de humedad pueden sufrir un retraso en el desarrollo de los árboles y, en consecuencia, un menor rendimiento.

Ana Lucrecia Glaesel Coloma es la coordinadora de mercadeo y comunicación de Anacafé. Ella me cuenta que El Niño puede ser sorprendentemente beneficioso para ciertas regiones. 

“En zonas donde en un año normal caen entre 3.000 y 5.000 mm de agua (como San Marcos y Las Verapaces en Guatemala), el efecto del fenómeno de El Niño puede ser conveniente”, dice. 

“Dado que las lluvias pueden disminuir a unos 2.000 mm al año, esto se traduce en mejores rendimientos e intensidad de sabores”.

María Alejandra Olano trabaja en el departamento de ventas de cafés especiales de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FNC). Ella señala que aunque El Niño puede ser beneficioso para la producción de café, también puede tener efectos negativos devastadores en algunas zonas.

“Cuando El Niño provoca condiciones demasiado secas, afecta negativamente al crecimiento”, me dice María. “Puede provocar un desarrollo incorrecto de todo el cafeto, lo que inevitablemente conduce a una menor producción de cerezas de café”. Un clima seco también puede significar que haya más insectos, lo cual expone los cultivos a plagas como la broca del café.

La sequía es menos problemática en las regiones que tienen un suelo con buena retención de agua, como en ciertas partes de Colombia. Sin embargo, en regiones donde suele haber un suelo más “seco” (como México y en el norte de Ecuador, Colombia, y Perú), los largos periodos de ausencia de lluvias pueden reducir el rendimiento.

Y así como la falta de precipitaciones es un problema, el exceso también puede serlo. En Brasil, por ejemplo, El Niño puede provocar lluvias excesivas. Esto puede desbordar la capacidad de retención de agua del suelo, inundando los cafetales y provocando una floración desigual. 

Esto, a su vez, significa que las cerezas de café no madurarán de manera uniforme, lo cual se asocia generalmente con lotes de menor calidad.

coffee tree

Cambio climático y El Niño

El cambio climático ha complicado aún más a ENOS, un patrón meteorológico ya irregular. Esto puede causar dificultades a los productores quienes buscan planificar y proyectar los niveles de producción durante los eventos de El Niño. 

Las recientes fases de El Niño han sido irregulares, pero no hay consenso sobre si el cambio climático es mejor o peor para los ciclos del ENOS. Sin embargo, en algunas regiones, El Niño puede ciertamente empeorar los efectos existentes del cambio climático.

Marianella Baez Jost es cofundadora de Farmers Project y propietaria de Finca Café Con Amor en Costa Rica. Ella me cuenta que el cambio climático, en general, hace que los caficultores tengan que cosechar antes de tiempo, lo cual conlleva posteriores interrupciones en la siembra, la poda y la cosecha.

Y añade: “Con el cambio climático, el cual ya está provocando un aumento de la temperatura, los aumentos adicionales de temperatura [debido a] El Niño han hecho que la roya del café encuentre la forma de subir a mayores alturas donde, normalmente, nunca había sido un problema”.

A la inversa, un aumento de las temperaturas también puede permitir a los caficultores trasladarse a zonas que antes no eran aptas para la producción de café.

coffee seedlings

¿Cómo afecta El Niño al precio C?

En todo el mundo, los ingresos de los caficultores están ligados al precio C, el cual sabemos que puede ser volátil dependiendo de ciertas condiciones. El Niño y los patrones meteorológicos imprevisibles que provoca son sin duda un ejemplo.

Al afectar indirectamente a los rendimientos de las cosechas, El Niño no solo influye en la disponibilidad de café, sino también en la demanda y la confianza del mercado. Según María, esto a su vez afecta directamente a los productores.

“Durante un [período de] El Niño intenso y crudo, los cafés que quedan disponibles escasean y pueden ser de menor calidad”, dice. “Esto afecta al precio que se paga a los productores”. 

Ana está de acuerdo y señala que El Niño puede tener un impacto directo en el precio del mercado cuando afecta a grandes productores de café como Brasil.

“Cuando El Niño afecta a países como Brasil, provocando sequías, por ejemplo, puede repercutir en el precio global por la incertidumbre que crea en los compradores”, explica.

coffee cherries

Cómo planificar para El Niño

Reducir el impacto de patrones meteorológicos complejos como El Niño puede ser crucial para los productores de las zonas afectadas. Sin embargo, mediante una gestión cuidadosa de las fincas y las plantas, el patrón meteorológico puede gestionarse de forma más eficaz. 

Las técnicas de mitigación pueden variar de una región a otra, pero Ana las analiza.

Ella dice: “Las principales recomendaciones son el uso de café cultivado bajo sombra, el análisis del suelo, la aplicación de fertilizantes equilibrados, la incorporación de materia orgánica al suelo, la conservación del suelo (curvas de nivel y terrazas), evitar el control químico de las malas hierbas, permitir la presencia de una cubierta vegetal y la captación de agua de lluvia”. 

“Cuando se trata de café lavado en beneficios húmedos, los registros de garantía de calidad, el monitoreo de calidad, la dinámica del secado al sol y la humedad y la temperatura relativas del almacén son factores importantes a tener en cuenta durante El Niño”.

Marianella también subraya la importancia de los análisis anuales del suelo. Ella afirma que estos análisis permiten a los productores adaptar la gestión de los nutrientes y detectar las deficiencias que podrían acentuarse durante los patrones climáticos irregulares. También está de acuerdo en que la sombra es vital.

“Cuando esperamos que haya sequía y menos lluvias, sobre todo durante El Niño, queremos que los árboles de sombra sigan creciendo y nos ayuden a mantener la humedad”, dice. “Esto significa que las plantas de café pueden mantenerse frescas y no quemarse con el sol”.

Investigar e implementar sistemas de irrigación puede garantizar que los cafetos obtengan las cantidades necesarias de agua durante las sequías previstas. En ciertas zonas afectadas, también puede valer la pena buscar soluciones de gestión de plagas, al igual que evitar plantar alguna variedad que sea más susceptible a las enfermedades.

coffee drying

Los efectos de El Niño son complejos. A grandes rasgos, es difícil etiquetarlos como negativos o positivos, el impacto exacto varía mucho de una región a otra. En algunas zonas, la producción de café se beneficia del aumento de las lluvias, mientras que en otras, la sequía que provoca puede arruinar la calidad y el rendimiento del café.

Sin embargo, con la planificación y las prácticas agrícolas adecuadas, se pueden tener en cuenta los efectos de El Niño. Esto puede permitir a los productores aprovechar los efectos beneficiosos del fenómeno o garantizar que se mitigue cualquier impacto negativo.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee nuestra guía sobre el secado de café 

Crédito de las fotos: Finca Cafe Con Amor, Farmers Project

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal aquí!

Compartir: