11 de agosto de 2021

Cómo velar por el bienestar de los baristas después del COVID-19

En toda la cadena de suministro de café, hay ciertos actores que son más vulnerables a la inestabilidad en el sector. Aunque es verdad que se presta atención a los productores de café, en el extremo del consumidor de la cadena de suministro, la función del barista también puede ser muy susceptible a la incertidumbre y la inseguridad.

Para algunos, la pandemia de la COVID-19 ha agravado este problema, conduciendo a una incertidumbre financiera. También ha sido difícil para quienes han regresado a trabajar, ya que la pandemia ha afectado a su bienestar y a su salud mental de diferentes maneras. 

Para saber más sobre lo que ha sucedido y qué pueden hacer las empresas para apoyar a sus baristas, hablé con dos personas que trabajan en Kofra Coffee Roasters, una cadena de tostadurías y tiendas de café con cuatro locales en Norwich, Reino Unido.

También te puede interesar nuestro artículo sobre cómo apoyar a los baristas durante la COVID-19

Los desafíos del cargo de barista

Pero retrocedamos un poco. Más allá de la pandemia, el trabajo de un barista es un reto por sí mismo. Simeon Jankowski es el director general de Kofra. Él dice que para la mayoría de los baristas, un turno puede ser agotador y difícil.

“El trabajo es [a menudo] físicamente exigente”, explica. “El personal está [constantemente] de pie, moviéndose de forma que puede provocar lesiones por esfuerzo repetitivo (LER)”. 

Las lesiones que los baristas suelen reportar son dolores en la zona lumbar, las muñecas, el cuello, las piernas y los pies. Generalmente, se deben a movimientos repetitivos, al uso de equipos (como las máquinas de espresso) a alturas incómodas y a estar de pie durante largos periodos de tiempo.

Un estudio de la Universidad Wilfred Laurier reveló que el 68 % de los baristas encuestados declararon tener dolor en los hombros, mientras que el 73 % experimentó dolor en la parte inferior de la espalda. En muchos casos, esto puede atribuirse a las LER, causadas por la realización de los mismos movimientos una y otra vez (como apisonar o colocar los portafiltros en las cabezas de grupo). Las LER pueden causar daños en los tendones y los músculos, e incluso provocar problemas de salud a largo plazo.

Sin embargo, no solo está en juego la salud física de los baristas. Diego De León Arguenta es barista en Kofra. Él dice: “El papel de un barista no consiste solo en hacer café: hay muchos [aspectos] sociales y humanitarios que manejar”.

Aunque tanto Simeon como Diego destacan los aspectos positivos del trabajo de barista, ellos señalan que ofrecer continuamente un excelente servicio al cliente requiere un gran esfuerzo físico y emocional.

“Es socialmente agotador”, dice Simeon. “Como en cualquier tipo de función de atención al cliente, un barista está ahí para atender a los clientes y ser positivo, lo cual puede ser agotador”.

Diego añade: “La ansiedad y la depresión pueden ser comunes [entre] los trabajadores de la hostelería. La presión es intensa y mentalmente agotadora, y a veces, entrar en ese “flujo robotizado” conduce a mucho estrés”.

Además, Simeon también señala que los baristas suelen consumir mucha cafeína a lo largo de un turno, lo cual puede agravar cualquier problema existente.

“[La] necesidad de catar y calibrar el café antes y durante el servicio puede aumentar la conciencia y afectar a los niveles de cortisol, [lo cual conduce] a un aumento del estrés y la ansiedad”, explica.

¿Cómo ha afectado la pandemia a los baristas?

“En Kofra, afortunadamente pudimos abrir seis semanas después de la cuarentena inicial”, explica Simeon. “Pudimos ajustar nuestras pequeñas tiendas de forma rápida y simple para servir eficientemente desde la puerta”.

“Fue en una época en la cual apenas había algo abierto [a los alrededores], así que para muchos éramos las únicas personas fuera de su hogar a quienes veían cara a cara”, dice. “En cierto modo, abrimos nuestras tiendas tan pronto para ofrecer ese apoyo a los clientes, y sabíamos lo valioso que era”.

Para muchos, las interacciones con los baristas eran una de las pocas experiencias sociales habituales durante el confinamiento. Simeon dice que esto significaba que los clientes eran a menudo más “abiertos” con el personal de servicio.

“Las conversaciones que antes podían ser superficiales se convirtieron en profundas y significativas”, dice. “A menudo, era conmovedor. Fue un privilegio absoluto trabajar y servir a las personas en un momento tan difícil, y añadió mucho más valor y propósito al trabajo. Para muchos, éramos las únicas personas a quienes veían, y sé lo valioso que era eso”.

Simeon afirma que, según su experiencia de trabajo durante la pandemia, los baristas llegaron incluso a ser terapeutas para sus clientes, escuchando sus problemas y proporcionándoles una capa adicional de apoyo en un momento difícil. 

Él señala que se trata de un “privilegio absoluto”, pero también me dice que el equipo directivo entiende lo emocionalmente exigente que puede ser. En respuesta, él explica que tienen sistemas para apoyar a los baristas a desempeñar esta función.

“[Los baristas también] están lidiando con la ansiedad de una pandemia global”, añade. “Había días en los cuales miraba ansiosamente las noticias para ver lo que ocurría a nivel local o mundial. Los clientes hacían lo mismo”.

Apoyar a los baristas durante la pandemia

En primer lugar, Simeon señala que era importante garantizar que los baristas tuvieran suficiente tiempo libre para afrontar la presión y el estrés de la pandemia.

“Durante la pandemia, pudimos asegurarnos de que nadie trabajara más de cuatro días a la semana”, dice. “Esto permitía tener mucho tiempo fuera del trabajo para descansar, y ayudaba a la gente a disfrutar de otras cosas además de hacer café”.

Sin embargo, actualmente, cada vez más tiendas de café y tostadores han empezado a abrir sus puertas a medida que los planes de vacunación cobran velocidad en todo el mundo. El sector de la hostelería mundial se está reconstruyendo. 

“Una pandemia mundial era algo que nadie había previsto”, dice Simeon. “Darse cuenta de cómo afectó a todos los ámbitos de la sociedad ha sido importante. Estamos asimilando lo que hemos aprendido este año y estudiando cómo podemos aprender de ello a largo plazo”.

Para algunas tiendas de café, esto puede ser tan sencillo como comunicar claramente los horarios de apertura al personal. Muchos negocios de café han operado con horarios restringidos o limitados durante la pandemia, para adaptarse a la falta de demanda en las tiendas y al aumento de los pedidos en la acera y para llevar.

Sin embargo, estos horarios de trabajo poco habituales y menos fiables pueden suponer más estrés y ansiedad por la falta de seguridad financiera. Por ello, Simeon afirma que la comunicación interna constante ha sido esencial.

“La clave [para vivir durante la] COVID-19 ha sido la comunicación entre la dirección y el equipo de la tienda”, explica. “Se han tomado decisiones con el aporte de los baristas, y se han comunicado claramente a todos”.

Diego añade que, en el Reino Unido, la flexibilización de las restricciones ha supuesto una nueva esperanza tanto para los baristas como para los clientes. Intentar ser positivo y optimista, dice, ha ayudado a todos, en el equipo de Kofra y fuera de él. 

“Tener algo positivo de lo que hablar con las personas era clave”, dice. “Y también fue realmente terapéutico para mí en esas situaciones”.

En una nota algo más positiva, él también señala que la COVID-19 ha cambiado la forma en que muchos clientes piensan sobre los baristas y el personal de servicio. Y agrega que su papel en la sociedad ha cambiado para muchos consumidores.

“La gente ha cambiado, y ahora ve a los baristas de una manera diferente muchas veces”, me dice Diego. “Para mucha gente, nos convertimos en amigos; alguien que los escuchaba incondicionalmente, sin importar lo mal que hubiera sido su día”.

“Ha sido un año realmente agotador, pero lleno de experiencias y nuevas formas de vinculación”.

¿Qué pueden hacer las cafeterías específicamente para ayudar a largo plazo?

Afortunadamente, hay algunos ejemplos exitosos de cómo las personas y las marcas se han unido para apoyar a las tiendas de café, tostadores y baristas durante la pandemia. 

Alpro donó GBP 325.000 a las tiendas de café independientes del Reino Unido en 2020, mientras que la iniciativa Come Together de Fellow Products, Glitter Cat Barista, GoFundBean y Mage ha apoyado a los pequeños negocios de café en Estados Unidos. Los sistemas de fondos de propinas virtuales también han apoyado económicamente a los baristas.

Sin embargo, a medida que aumenta el número de clientes en las tiendas de café, los propietarios deben estar preparados. Esto significa buscar formas de equipar mejor a sus baristas para que puedan manejar el aumento de clientes.

“Hay que encontrar soluciones a largo plazo con capacitación e infraestructura”, dice Simeon. “Además, los baristas necesitan ayuda para asegurarse de que están preparados para los clientes que tienen dificultades personales, ya que a menudo pueden acabar desempeñando el papel de consejeros”.

“La COVID-19 nos demostró que los clientes están deseosos de tener una auténtica interacción. Sería muy valioso que el personal recibiera apoyo para prestar el servicio de esta manera más ampliamente”.

En Kofra, él señala que se ha apoyado a los baristas para que cumplan esta función, lo cual les ha permitido escuchar a los clientes en un momento difícil en el cual muchos se sentían vulnerables o solos.

Más allá de este tipo de ayuda, las tiendas de café también pueden proporcionar a los baristas equipos que les den más tiempo para centrarse en las interacciones significativas con los clientes. La automatización y los equipos de mayor calidad también pueden minimizar el riesgo de cualquier tipo de lesión por esfuerzo, ayudándoles a mejorar su bienestar mental y físico.

Simeon dice: “Cada tienda [Kofra] tiene un PuqPress, un dispositivo que apisona el café en el portafiltro automáticamente. El apisonado puede provocar lesiones por esfuerzo repetitivo en distintos puntos débiles del brazo, por lo que este equipo ayuda en gran medida al flujo de trabajo y mitiga cualquier esfuerzo físico”.

“Durante la pandemia, [Kofra] invirtió en otros equipos, como los texturizadores de leche Ubermilk, para ayudar a los baristas a producir una leche perfecta según pedido [más fácilmente]. En última instancia, invertir en las tiendas minimiza las tareas extenuantes y permite al barista dedicarse a otras partes del trabajo, y significa que puede preocuparse menos de las cosas que pueden automatizarse”.

En última instancia, él añade que cambiar la percepción de los consumidores sobre el papel del barista ayudará a mejorar su salud mental y su bienestar.

“Las comunidades estaban muy agradecidas por su tienda de café local o por los establecimientos de comidas que les atendían durante la pandemia”, concluye. “[En respuesta], el servicio al cliente debe ser tratado con respeto como una profesión”.

Ser barista puede ser gratificante, placentero y reafirmante, pero no está exento de retos y desventajas, muchos de los cuales no han hecho sino empeorar con la pandemia mundial.

A medida que el sector de la hostelería va superando la COVID-19, los empresarios pueden empezar por garantizar que sus baristas se sientan apoyados y seguros en sus puestos de trabajo. La comunicación clara y el respeto mutuo son esenciales para un equipo de trabajo más sano y feliz.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee sobre cómo incorporar nuevos baristas a tu café.

Ten en cuenta: Kofra Coffee Roasters es patrocinador de Perfect Daily Grind.

Crédito de las fotos: Kofra Coffee Roasters.

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal aquí!