13 de julio de 2021

Entendiendo la producción de café carbono neutral

La sostenibilidad es un tema cada vez más importante para las empresas de todo el mundo, incluidas las del sector del café.

Un informe elaborado por la NCA en 2021 reveló que las personas de entre 20 y 49 años son responsables por el 38 % de todo el consumo de cafés de especialidad en Estados Unidos. Está bien documentado que este grupo etario es cada vez más consciente de su impacto en el medio ambiente y sigue impulsando un cambio sostenible en todo el mundo. 

Si bien se presta atención a cómo el consumo de café afecta al medio ambiente, la producción de café representa una parte importante de la huella de carbono de la cadena de suministro. Y como sabemos que los caficultores son los más perjudicados por el cambio climático, la necesidad de reducir las emisiones de carbono generadas por el cultivo del café es mayor que nunca.

Para saber más, hablé con cuatro profesionales del café de Sucafina, una de las principales empresas de café sostenible de la finca al tostador.

También te puede interesar nuestro artículo sobre la cadena de suministro del café en China

sucafina

Problemas con la sostenibilidad en el sector del café

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), estima que la agricultura mundial (incluida la producción de café) es responsable por entre el 10 % y el 12 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

El dióxido de carbono comprende alrededor del 75 % de todas las emisiones mundiales de GEI. Los niveles actuales son los más altos jamás registrados, en gran parte debido a la actividad humana.

Danna Wasserman es comerciante y Q-Grader en Sucafina Specialty NA. “A escala mundial, la caficultura es uno de los principales contribuyentes a nuestras emisiones de GEI”, explica. “La mayor parte de las emisiones de GEI en la producción de café procede del uso de fertilizantes y de las aguas residuales de las estaciones de lavado”.

“De igual manera está el problema de que la producción de café contribuye a la deforestación y, por supuesto, [también] el empaque y el transporte”.

También es importante señalar que las emisiones de GEI generadas por la producción de café difieren de un país a otro. Esto puede dificultar las mediciones y comparaciones precisas, y también significa que es más difícil crear una solución única para reducir las emisiones de carbono, ya que variarán las necesidades de cada país o región.

Mona Philippon es la responsable de la cadena de suministro de especialidad Rwacof Exports, Kigali, en Ruanda central, una empresa hermana de Sucafina. 

Ella dice: “Uno de los principales retos para los pequeños caficultores de Ruanda es la mala calidad del suelo. Esto se debe en parte a la topografía del país, junto con sus fuertes lluvias”. 

En su lugar, los caficultores recurren a fertilizantes químicos más económicos.

“[El problema] es la falta de materia orgánica en los suelos, por lo tanto, los fertilizantes químicos [más económicos] suelen ser ineficaces”, me dice. “[Sin embargo], son la principal fuente de emisiones de carbono en las fincas”.

coffee processing

¿Por qué debemos reducir las emisiones de carbono?

En 2019, National Geographic afirmó que al mundo solo le queda una quinta parte de su “presupuesto de carbono” total antes de que se produzca un aumento global de la temperatura en 1,5 °C. Esto tendría una serie de impactos ambientales devastadores, amenazaría la biodiversidad y conduciría a un clima extremo más frecuente en todo el mundo.

Cory Bush es director general de Sucafina Specialty EMEA. Él explica que los países productores de café suelen estar entre los que más sufren estos patrones climáticos.

“Los países productores de café están sometidos cada vez más a las condiciones meteorológicas extremas que parecen estar directamente relacionadas con el cambio climático”, explica. “Son algunos de los más expuestos a los trágicos impactos del aumento de las emisiones de carbono”.

Aunque el dióxido de carbono se produce de forma natural, la actividad humana ha aumentado enormemente la cantidad que emitimos. El dióxido de carbono, junto con otros GEI, actúan como una “barrera” que atrapa el calor en la atmósfera y provoca el aumento de la temperatura global.

El aumento de 1,5 °C estimado por National Geographic pondría al 14 % de la población mundial en riesgo de sufrir olas de calor graves al menos cada cinco años. Las comunidades cafeteras estarían entre las afectadas.

Además, el aumento de las temperaturas, el creciente riesgo de sequía y la imprevisibilidad de las precipitaciones ya están afectando a la producción de café. En respuesta, los caficultores se ven obligados a menudo a “perseguir” mayores altitudes en busca de condiciones óptimas de cultivo, o a recurrir a prácticas agrícolas más eficientes pero menos sostenibles.

Cory afirma: “Si esto continúa, los caficultores y sus hijos no tendrán más remedio que buscar formas más fáciles y gratificantes de ganarse la vida, o tomar atajos que destruyan el suelo y el agua que utilizan para cultivar”.

Él añade que, a menos que se realicen cambios drásticos y se reduzcan las emisiones de carbono, el futuro de la industria del café podría estar en juego.

“Si las comunidades agrícolas no son prósperas y no cultivan con métodos ambientalmente sostenible, es difícil imaginar cómo la industria del café puede seguir produciendo café de alta calidad para satisfacer las necesidades de un grupo de consumidores cada vez mayor”.

“En Sucafina, centramos nuestros esfuerzos de sostenibilidad en tres áreas principales: ‘Cuidar de las Personas’, ‘Invertir en los Caficultores’ y ‘Proteger el Planeta’. Sin adentrarse en estos asuntos, nuestro sector corre el riesgo de desaparecer o cambiar sustancialmente”.

sustainable coffee production

Medir la huella de carbono del café

Para medir la huella de carbono de un producto o servicio, tienes que cuantificar tus emisiones de dióxido de carbono y otros GEI en un plazo determinado. Esto forma un “mapa”, el cual puede utilizarse para decidir nuevas acciones para minimizar las emisiones.

Ross Khaiitbaev es director general de Sucafina Specialty Australia. Él dice: “al trazar nuestra huella de carbono, podemos identificar las áreas críticas en toda la cadena de suministro, y luego dedicar tiempo y recursos a resolver esos problemas”.

Mona añade que uno de los objetivos de Rwacof es crear una cadena de suministro más sostenible y equitativa para los caficultores ruandeses. Para ello, Mona me cuenta que la empresa ha elaborado recientemente un mapa de sus emisiones de carbono.

“En marzo de 2021, recibimos los resultados del ejercicio de mapeo de carbono de Rwacof”, dice. “En general, el estudio muestra que por 1 kg de café verde exportado, generamos 3 kg de CO₂”.

“El ejercicio de mapeo de carbono exploró nuestra cadena de suministro desde la finca hasta la exportación, y descubrió que el 45 % de nuestras emisiones totales de carbono se generan en la finca”.

Mona subraya que algunos aspectos de la producción de café en Ruanda contribuyen más a las emisiones de GEI que otros.

“Por cada kilo de café verde exportado, se emiten 1,4 kilos de dióxido de carbono en la primera etapa de la cadena de suministro, debido principalmente al uso de fertilizantes químicos”.

“El ejercicio de mapeo del carbono también reveló que el 40 % de nuestras emisiones proceden de la estación de lavado. La mayor parte se debe a las emisiones de metano del tratamiento de aguas residuales”.

Aunque el metano solo permanece en la atmósfera durante unos 12 años, se cree que es 84 veces más potente que el dióxido de carbono para atrapar el calor en nuestra atmósfera.

compost soil

Lograr la neutralidad y la negatividad de carbono

El cultivo de café carbono neutral o incluso negativo, es un proceso a largo plazo y requiere una planificación específica. 

En los últimos meses y años, las cadenas de café a gran escala, como Starbucks, han empezado a establecer objetivos para abastecerse de café carbono neutral. Esto se consigue generalmente a través de una serie de iniciativas, entre ellas mejorar la nutrición del suelo, minimizar el uso de fertilizantes químicos y la replantación masiva.

“Es fundamental mejorar las prácticas agrícolas y el acceso a información de calidad”, afirma Ross. “Sucafina trabaja actualmente con caficultores en Kenia, donde nuestros equipos prestan asistencia técnica y realizan pruebas de suelo”.

“Descubrimos que algunos caficultores fertilizaban sus cultivos en exceso o utilizaban una mezcla de insumos no adaptada a las necesidades de su suelo, y al trabajar con ellos, pudimos no solo reducir sus emisiones, sino también los costos de los insumos y aumentar su rentabilidad”.

Mona señala que Rwacof también ha desarrollado algunas iniciativas alternativas para abordar tanto la salud del suelo como el uso de fertilizantes. 

“En colaboración con The Bug Picture y COPED, hemos desarrollado una planta [donde albergamos colonias de] mosca negra soldado para producir abono orgánico mientras se reciclan los residuos orgánicos y de la pulpa de la cereza del café”, afirma.

Las moscas soldado negras son comunes en todo el mundo. Desempeñan un importante papel en la descomposición de la materia orgánica para reponer los nutrientes del suelo.

Danna añade: “Las larvas se reutilizan como alimento para animales, mientras que el compost se mezcla para cumplir las especificaciones del suelo ruandés, antes de distribuirlo a los caficultores de nuestra red”.

Los fertilizantes químicos pueden ser beneficiosos para los caficultores, pero con el uso a largo plazo algunos pueden alterar los niveles de pH del suelo. Cuando el pH llega a 5,5 (ácido), el rendimiento de los cultivos puede disminuir drásticamente. También puede producirse la lixiviación, es decir, que un flujo de sustancias químicas se filtre a las aguas subterráneas y altere el ecosistema. 

Además, los fertilizantes químicos más económicos no suelen estar optimizados para el suelo local, lo que significa que no mejoran la salud del suelo y la nutrición de los cultivos tanto como los caficultores podrían suponer. Incluso puede ocurrir que el fertilizante no se adhiera al suelo.

“El abono natural es más económico y tiene varias ventajas en cuanto a las emisiones de carbono: se produce localmente en lugar de transportarse desde un lugar remoto, elimina los residuos de los vertederos para proteger las tierras de cultivo y ayuda a secuestrar más dióxido de carbono en el suelo”.

El secuestro de carbono es el proceso de capturar y almacenar el dióxido de carbono, eliminándolo así de la atmósfera y mitigando sus efectos de calentamiento. El CO₂ es capturado principalmente por las plantas durante la fotosíntesis, y puede almacenarse durante décadas.

carbon neutral coffee

¿Cómo podemos beneficiarnos del café carbono neutral?

Cory me dice que alcanzar la neutralidad de carbono (o incluso la negatividad de carbono) en el sector del café es esencial. 

“Concentrarnos en la negatividad de carbono puede ayudarnos a restablecer parte del equilibrio en el entorno natural, o al menos a detener el ciclo de desastres naturales, que empeora cada vez más”.

La sostenibilidad económica también es importante. A medida que crece el mercado del café carbono neutral, es vital que los caficultores puedan seguir el ritmo de las demandas y normas cambiantes.

“Sin una aportación financiera externa, los productores que carecen de capacidad de inversión (el caso del caficultor ruandés promedio) y que, por tanto, no pueden cumplir estas nuevas normas, corren el riesgo de perder su acceso al mercado”.

Sin embargo, el café carbono neutral o negativo puede ayudar a los caficultores a ser más sostenibles. Mona explica que, para ello, Rwacof ayuda a los productores a mejorar sus fincas.

“Esperamos ayudar a los caficultores a aumentar sus ingresos anuales, (aproximadamente de 150 a 200 dólares al año para el caficultor promedio), mejorando el rendimiento y la calidad de sus fincas”, afirma.

La esperanza es que esto se “filtre” a través de la cadena de suministro.

“Se produce un efecto mariposa desde el beneficio seco hasta el consumidor final”, me dice Mona. “El aumento del rendimiento y la mayor calidad benefician a todos los participantes de la cadena de suministro, especialmente en Ruanda, donde el volumen de cerezas cosechadas disminuye año tras año”.

El café carbono neutral también representa una oportunidad para otros participantes en el sector del café. Hasta el 75% de los Millennials están dispuestos a pagar una prima por productos sostenibles, lo cual da a los tostadores la oportunidad de aprovechar un mercado en crecimiento. 

Danna señala: “A medida que los consumidores buscan reducir su huella de carbono en general, vemos un creciente interés en el café carbono reducido o neutral”.

Cory añade: “Desde la perspectiva del comercio, centrarse en [las emisiones de] carbono se convertirá en un requisito absoluto en los próximos cinco o diez años”.

coffee processing

Es necesario tomar medidas inmediatas para reducir las emisiones mundiales de GEI y, aunque el sector del café no es en absoluto el único, cualquier tipo de cambio hacia una producción de café carbono neutral servirá de ayuda.

Además, a medida que crece la demanda de bienes sostenibles por parte de los consumidores, los productores descubrirán que cultivar café carbono neutral puede ayudarles a conseguir un mejor precio por su cosecha.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee sobre el impacto ambiental del tueste del café

Crédito de las fotos: SucafinaThe Bug Picture

Ten en cuenta: Sucafina es patrocinador de Perfect Daily Grind.

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal aquí!