abril 27, 2021

“Una enfermedad silenciosa”: ¿Qué es la antracnosis del café?

La antracnosis es una de las enfermedades más severas que afectan a los cultivos de café y es considerada un problema fitosanitario de importancia económica debido a las pérdidas que puede causar en la producción total de una finca. A menudo, puede confundirse con la enfermedad de las cerezas del cafeto, ya que los síntomas son similares.

Además, la antracnosis puede disminuir notablemente las ganancias de los caficultores al producir sabores fenólicos, lo cual se considera un defecto y disminuye el puntaje de taza. Está vinculada con la roya, y el efecto de ambas enfermedades combinadas puede ser devastador.

Hablé con tres especialistas dedicados al estudio de la antracnosis en Centroamérica, quienes me explicaron más acerca de esta enfermedad. Sigue leyendo para saber lo me dijeron.

También te puede interesar nuestra Guía de plagas y enfermedades comunes del café

¿Antracnosis del café o CBD?

La causa de la antracnosis es el hongo Colletotrichum coffeanum, descrito por primera vez en 1901, por el botánico Alemán Fritz Noack, basándose en muestras recolectadas en Brasil y Costa Rica. Esta enfermedad endémica del café afecta al cultivo casi en la misma intensidad que la roya.

Para comprender mejor la antracnosis del café, es importante definir su significado, ya que se suele confundir con la enfermedad de las cerezas del cafeto (CBD, por sus siglas en inglés). Ambas son provocadas por hongos de la misma familia, pero de una especie diferente.

La CBD (Colletotrichum kahawae), es un hongo específico que ataca especialmente los frutos de café jóvenes (entre 2 y 16 semanas, luego de la apertura floral), explica Miguel Barquero, Jefe de la Unidad de Investigación del Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE). Muchos estudios identifican el origen de la CBD en Kenia, en la década de 1920. Es una enfermedad muy similar a la antracnosis y ha ocasionado daños devastadores en África Oriental. Sin embargo, este patógeno aún no ha llegado a América

Érika Méndez es biotecnóloga en el Laboratorio de Biología Molecular de ICAFE. Ella me dice que, “la antracnosis se diferencia [de la] CBD por los síntomas” y agrega que la CBD puede afectar el grano verde y ocasionar hasta el 80% de pérdidas. Pero la diferencia fundamental es que la antracnosis afecta a toda la planta. 

Además, Érika explica que la antracnosis afecta las hojas, las flores y los frutos, y se caracteriza especialmente por el ennegrecimiento y podredumbre de los mismos, lo cual se conoce como momificación. También, añade que cuando la enfermedad está muy avanzada, la presencia del hongo se puede reconocer a simple vista en forma de manchas sobre las hojas y bandolas.

La antracnosis provoca la caída de las hojas y la muerte de las ramas. Ocurre bajo diferentes condiciones y altitudes y afecta principalmente a las plantas más débiles.

Actualmente, hay pocos datos sobre el efecto de la antracnosis en los países productores en el continente americano. Un estudio sostiene que bajo condiciones ambientales ideales y ataques severos, la enfermedad puede causar pérdidas en la producción de entre un 10 % y un 50%

¿Cómo se propaga la antracnosis?

La lluvia es uno de los elementos que más favorecen la difusión de la antracnosis. Edgar Velasco es Ingeniero Agrónomo y Gerente de Cultivos de Café y Vegetales para UPL, una empresa de Agricultura Sostenible en Guatemala. Él me dice: “Es muy común en lugares donde existe una alta humedad relativa o donde hay muchas precipitaciones y donde las temperaturas están entre los 20 y 25 grados en promedio”.

Edgar me comenta que se ha detectado la incidencia de antracnosis en toda Centroamérica durante cualquier época del año, “pero el nivel más alto en el follaje lo hemos visto durante los meses de julio y agosto, alcanzado de un 38% a 40% de incidencia de esta enfermedad”. 

También, agrega: “Eso nos dice que la enfermedad alcanza su máximo en la época de lluvias en la región centroamericana, pero [durante los] los picos de lluvia es cuando encontramos mucha más antracnosis en el área foliar”.

“El hongo es diseminado a cortas distancias por salpique de lluvia. Con solo el salpique de una espora de una hoja a otra, es suficiente para que se disemine dentro de la finca”, explica Édgar. 

Asimismo, las esporas del hongo pueden ser transportadas por los trabajadores en la ropa, como sucede con la roya y el ojo de gallo. También, existen otras condiciones que favorecen la contaminación de antracnosis, lo cual la hace una enfermedad oportunista. 

Una planta enferma o mal nutrida es una planta débil y un huésped vulnerable, ideal para las esporas del hongo que causa la antracnosis. “La presencia de otras enfermedades como la roya, ojo de gallo, heridas y problemas de nutrición se han visto relacionadas con la proliferación de la enfermedad”, comenta Érika. Por otro lado, los cafetos saludables ofrecen una gran resistencia a su capacidad reproductiva.

Otros factores que favorecen la propagación de la antracnosis son un manejo integrado de plagas y enfermedades deficiente, el estrés debido a la exposición a plena luz solar y los daños a las raíces causados por diversas plagas.

La relación entre la roya y la antracnosis

Es difícil hablar de antracnosis y no vincularla con la roya, ya que su presencia hace más vulnerable al cafeto. 

“Es muy importante el conocimiento sobre la climatología y su influencia en la manifestación e intensidad de los síntomas de estas dos enfermedades, pues el progreso de ambas puede variar en un mismo país, especialmente dependiendo del comportamiento de la humedad ambiental, la presencia de agua sobre las superficies de las plantas y la temperatura ambiental”, explica Miguel.

Por su parte, Edgar menciona las consecuencias de la incidencia de ambas enfermedades: “La defoliación causada por la roya y el ataque de antracnosis limitan el proceso de maduración normal de los frutos y esto va a elevar considerablemente los niveles de fruto vano [es decir], aquel que no tiene peso y es rechazado, afectando al productor en la conversión de café maduro a pergamino”, me dice.

Érika agrega que cultivar variedades con cierto grado de tolerancia a la Roya “puede generar una disminución en el manejo preventivo con fungicidas por parte de los agricultores, lo que hace que la población de Colletotrichum en las plantaciones no se controle y ante los factores (…) mencionados como mala nutrición, otra enfermedad e incluso heridas mecánicas, la enfermedad pueda proliferar”. 

El problema puede ser más grave para los pequeños caficultores, ya que algunos no cuentan con los recursos para implementar las medidas preventivas necesarias. 

“Algunas fincas no tienen ningún manejo integrado de plagas y si lo tienen, es un manejo muy básico (…) Son fincas que no tienen acceso a aplicar productos sistémicos”, comenta Édgar y añade que cuando se combinan la roya y la antracnosis, los daños son más severos debido a la pérdida de las hojas.

También te puede interesar: Roya del café: por qué es nociva y cómo controlar su propagación

Cómo identificar los síntomas

Identificar la antracnosis puede ayudar a los caficultores a tomar medidas a tiempo para evitar su proliferación. Sin embargo, las plantas aparentemente sanas pueden padecer la enfermedad. Édgar me dice que, “es una enfermedad silenciosa en el sentido de que tu no ves mucho daño en el follaje del café y cuando [te das cuenta], ya es muy difícil que la puedas controlar”.

La antracnosis puede presentarse en todas las etapas de desarrollo del cultivo, desde el vivero hasta la cosecha, pero los daños están más asociados a plantas en desarrollo y plantas en producción. En las hojas de estas plantas, suelen aparecer necrosis de color marrón, gris o negro, que inician en los bordes y avanzan hacia el centro. 

Las ramas toman una coloración oscura a medida que el tejido se va secando y pudriendo, lo cual causa la muerte de los frutos afectados, dependiendo de su nivel de desarrollo. En el fruto, inicialmente se observan pequeños puntos oscuros y hundidos que se extienden hasta cubrirlo en su totalidad. Estos frutos se ennegrecen, se secan y permanecen en las ramas

Sin embargo, los investigadores han identificado al menos seis variedades diferentes de antracnosis en Centroamérica, lo cual hace difícil realizar un diagnóstico acertado. Miguel me dice que “estas especies ocasionan manchas y síntomas tradicionales de la antracnosis en hojas, ramas y frutos en las etapas previas a la maduración”.

También, añade: “Lamentablemente, es imposible la identificación de las especies del patógeno con solo mirar las manchas tanto para productores como para técnicos. La única forma segura es realizar diagnósticos en laboratorios especializados”.

Entonces, ¿cómo se puede prevenir?

Érika considera que, sin duda, el desarrollo de variedades resistentes a la antracnosis sería la mejor estrategia de combate y actualmente, los investigadores de toda Latinoamérica están trabajando en ello.

Sin embargo, y debido a las nuevas variedades que se han descubierto, ella enfatiza en que “la prevención siempre es la mejor forma de combatir y para esto es importante cumplir con la nutrición necesaria del cultivar (…) así como fumigar de forma preventiva”.

Para mantener un cultivo adecuadamente nutrido, el análisis de laboratorio es clave. Es necesario “tomar muestras del suelo, muestras del follaje y llevarlos a un laboratorio; [para saber] qué específicamente se necesita aplicar de acuerdo a las necesidades”, afirma Édgar y agrega que, “en base a esos datos del laboratorio ya el productor puede ir a un agroservicio con sus análisis y pedir lo que necesita”. 

Asimismo, aconseja “nutrir los cafetales en forma foliar, con fertilizantes líquidos que se aplican sobre las hojas y que ayudan al cafetal a producir mejor grano o mejor flor”.

Otras recomendaciones para prevenir la aparición de antracnosis incluyen proveer a las plantaciones de sombra regular para que entre suficiente luz solar y que la humedad no se concentre.

Édgar menciona la importancia de mantener el suelo limpio, “por lo menos el plato de los árboles de café, lo que se logra con control manual, con machete, o se puede hacer con aplicación de algún herbicida, con el fin de mantener sano el sistema radicular”. 

Conoce cómo el análisis del suelo influye en la rentabilidad y productividad de tu finca de café

Qué hacer ante una infestación

Al detectar la presencia de antracnosis, el caficultor debe actuar rápidamente para evitar pérdidas aún mayores. 

Edgar aconseja un constante monitoreo en el cafetal “cuando se está terminando la cosecha, ya se debería revisar si hay presencia de roya y antracnosis. Si algunas partes de la finca tienen presencia de estas enfermedades, se puede empezar con un programa de aplicaciones. 

También, menciona que los fungicidas del grupo de los triazoles, utilizados en el control de la Roya, actúan efectivamente contra la antracnosis, pero que es importante aplicarlos correctamente. 

“Nuestra recomendación es tratar de hacer aplicaciones en toda la plantación. Si no se puede, lo que se aconseja es que, donde se ve un foco, extenderse en un radio de cinco a ocho metros. Así, lo que está alrededor, la posible infección que no se ve, va a recibir aplicación con la idea de prevenir la infección”.

Érika menciona que, “es importante en el manejo químico rotar los productos que se utilizan, principalmente los productos con un solo mecanismo de acción, pues es más fácil para el hongo evolucionar para vencer este obstáculo. También se recomienda utilizar productos que tengan varios mecanismos de acción, de esta forma sea más difícil para el hongo hacerse resistente”.

Dificultades para los caficultores

La antracnosis puede afectar a cualquier productor independientemente del tamaño de su finca, pero para los caficultores de mediana y pequeña escala, la falta de recursos económicos es una de las complicaciones más preocupantes a la hora de prevenir y combatir la enfermedad.

Miguel añade que otro obstáculo es la identificación de las nuevas especies y su incidencia, lo cual se dificulta debido al cambio climático. “El reto mayor que tiene el productor es aumentar la capacidad de resiliencia de la finca cafetalera ante una constante variación del clima, (…) y las variaciones en el comportamiento de los patógenos (…) son consecuencia de ese cambio”, me dice. 

Para él, uno de los investigadores más dedicados al estudio de la antracnosis en Centroamérica, la aplicación de la ciencia y una mayor comprensión del efecto del clima sobre las plantas y los microorganismos presentes en las plantaciones, son objeto de constante atención y estudio. 

Édgar, en su experiencia en campo, ha detectado que los costos de producción a los que deben enfrentarse los pequeños productores, sumado a la falta de políticas gubernamentales para impulsar créditos blandos, dificultan su lucha contra la antracnosis.

Mantener el cultivo sano y adecuadamente nutrido es la mejor forma de evitar la antracnosis. Sin embargo, al igual que otras enfermedades que afectan al café, los productores necesitan recursos para prevenirla o combatirla.

Esto requiere del trabajo conjunto de técnicos, investigadores, y entes colaboradores. Además, una mayor investigación sobre la enfermedad y el desarrollo de nuevas variedades resistentes es fundamental. La resiliencia de los caficultores dependerá de una buena asistencia técnica y de los esfuerzos de varios actores de la industria.

Si disfrutaste este artículo, lee sobre el impacto de la tercera ola en el trabajo de los caficultores.

Crédito de las fotos: Édgar Velasco, Érika Méndez, Loana Herrera, Diana Fisgativa.

Agradecimiento especial al Profesor Stuart McCook y Justina Walker de la Universidad de Guelph, Canadá.

Ten en cuenta: antes de poner en práctica el consejo de este artículo, te recomendamos que también consultes a un experto técnico de tu zona, dado que las diferencias de clima, tipo de suelo, métodos de procesamiento y otras variables pueden afectar las mejores prácticas para la producción y el procesamiento.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal aquí!