abril 18, 2021

Explorando las variedades populares de café de Kenia: SL-28 y SL-34

Kenia es el 16º mayor productor de café del mundo en términos de volumen, y actualmente se le reconoce como un origen destacado de café de especialidad. Las regiones de cultivo en el país (especialmente, sus tierras altas centrales) ofrecen un suelo rico y ácido y las condiciones óptimas para la producción de café de especialidad.

El café keniano se ha asociado con una acidez brillante, un cuerpo rico y denso y un sabor distintivo en taza. Algunas de las variedades más populares del país incluyen K7, Blue Mountain, Batian, Ruiru 11, y la serie SL.

La serie SL en particular se ha cultivado en Kenia durante casi 90 años. Aunque abarca una gama de diversas variedades, dos de las más populares son SL-28 y SL-34.

Actualmente, a pesar de los muchos debates sobre las nuevas variedades e híbridos resistentes a las enfermedades, las variedades SL siguen siendo populares entre los productores kenianos. Ofrecen una larga vida productiva, un alto rendimiento y una excelente calidad en taza. Para conocer más sobre estas variedades, hablé con algunos profesionales que trabajan en la cadena de valor del café de Kenia. Sigue leyendo para saber lo que dijeron.

También te puede interesar nuestra breve guía sobre los cafés de Kenia

¿Cuáles son las variedades SL-28 y SL-34?

Si alguna vez has probado el café de especialidad de Kenia, hay una gran posibilidad de que provenga de un cafeto de la serie SL.

SL significa Scott Laboratories, el nombre del centro de investigación keniano que desarrolló por primera vez estas variedades en la década de 1930. Mientras que World Coffee Research reconoce tres variedades “oficiales” de SL (y supuestamente hay muchas más) SL-28 y SL-34 son las más populares en el sector del café de especialidad.

Aunque ambas variedades pueden encontrarse fuera del país en concentraciones bajas (el SL-28 se ha extendido incluso a partes de América Latina, por ejemplo), son mucho más comunes en Kenia. Por lo tanto, ahora son prácticamente sinónimo de la producción de café de especialidad en Kenia.

Francis Mwangi se autodenomina “experto en SL”, y ha cultivado las variedades durante más de 30 años. Él piensa que “siempre serán las mejores”. 

“Si se cuidan bien, las variedades de SL [producen] en abundancia”, dice. “El rendimiento es simplemente increíble”. 

“Conseguir más de 10 kg por planta no requiere demasiado esfuerzo por parte del productor, a diferencia de Ruiru 11 (otra variedad) que exige constante atención”.

Los árboles SL-28 tienen hojas de punta verde, un rendimiento muy alto y una excelente calidad en taza. Requieren poca nutrición y son resistentes a la sequía, pero son susceptibles a la roya, a la enfermedad de la cereza (CBD, por sus siglas en inglés) y a los nematodos en el suelo.

Además, los árboles de SL-28 producen grandes cerezas luego de 3 años, y si se cuidan adecuadamente, hay una “pérdida por beneficio” muy baja, (lo cual significa una proporción favorable de pergamino a café verde).

En comparación, los árboles de SL-34 tienen una estructura similar a SL-28. La única gran diferencia visual, es que la punta de las hojas de SL-34 es color bronce oscuro, en lugar de verde. 

Los árboles SL-34 también son un poco más exigentes en términos de nutrición y tienen un rendimiento ligeramente menor. Al igual que SL-28, también son muy susceptibles a la CBD, la roya y las plagas. 

Las variedades de SL se han cultivado en Kenia durante décadas. Han existido durante mucho más tiempo que otras variedades de café populares en el país, y se adaptan naturalmente a los climas kenianos. Actualmente, se estima que las variedades SL constituyen hasta el 80% de todo el café keniano exportado.

“Una ventaja de las variedades de SL sobre otros cafés más recientes es que, incluso después de años de abandono, el café sigue produciendo (aunque en volúmenes menores), dice Francis. Además, una vez que vuelves a cuidar del cafeto de SL, este puede volver a producir como si nunca se hubiera olvidado”.

“Los árboles no exigen mucha atención o fertilizantes, pero aun así tienen buen rendimiento”, añade. “Sin embargo, es el favorito de las plagas, especialmente de la broca”. 

Él añade que es increíblemente resiliente y robusto, y me dice que algunos árboles han existido en Kenia durante muchas décadas. 

Perfil en taza

Cuando se cultivan a altitudes medias o altas (las variedades SL crecen mejor a partir de los 700 m.s.n.m.) estas plantas maduran lenta y completamente, creando cafés de alta calidad, con mucho cuerpo, buena acidez y con sabores a nuez y fruta. 

David Mathenge es un Grader de café proveniente de Kenia (conocido localmente como “licorista”, liquorer, en inglés). Él me dice que a menudo, cuando se muelen los granos de las variedades SL, hay una fragancia “floral y especiada”. 

“La taza tiene tanto cuerpo, que se puede sentir enseguida”, continúa. “Si hubiéramos encontrado un cultivar SL más resistente, [el sector cafetero keniano] estaría en un nivel completamente diferente”.

Si bien existen debates sobre la calidad de las variedades SL en comparación con otras, se sigue reconociendo en gran medida que ofrecen un buen perfil de taza. David cree que tienen una calidad en taza superior con respecto a las nuevas variedades como Batian y Ruiru 11. 

“Esta es probablemente una de las razones por las cuales [se han cultivado] por tanto tiempo”, dice. “Tienen características en taza muy complejas. Las variedades más recientes todavía se están adaptando al suelo y al clima de Kenia, aunque son de alta calidad. Las variedades de SL solo tienen ese ‘factor X’ que muchos catadores buscan”. 

David añade: “La mayoría de los cafés que [vemos en Kenia] son variedades de SL, y todos ellos [generalmente] tienen una alta puntuación. Los únicos defectos que solemos ver [son el resultado de] los daños causados por los insectos y las enfermedades… aparte de eso, las cerezas grandes de las variedades SL implican buenos precios para el caficultor”.

¿Seguirán siendo populares las variedades SL-28 y SL-34?

A pesar de ser comunes en todo el país, las variedades SL traen consigo una serie de desafíos a los caficultores.

Como se mencionó anteriormente, ambas variedades son extremadamente propensas a la roya del café, a la CBD y a los nematodos. Algunos caficultores han perdido temporadas enteras como resultado de los daños en los cultivos causados por estas condiciones. Es comprensible que los caficultores kenianos les teman a las tres. 

Joseph Wambugu es un productor relevante de café en Kenia. “La CDB es muy peligrosa [para los caficultores de las variedades SL]”, dice. “Me causó la pérdida de alrededor de la mitad de mi cosecha hace solo dos años… la mayoría de los caficultores lo perdieron todo”.

Afortunadamente, las plantas Ruiru 11 de Joseph fueron lo suficientemente resistentes como para respaldarlo después, pero otros caficultores no tuvieron tanta suerte.

Controlar eficazmente estos problemas es una cuestión de costos. Joseph dice “Estas variedades pueden tener altos rendimientos, pero la mayor parte del dinero [de la cosecha] vuelve a la finca para su mantenimiento”. 

“Tenemos un programa [estacional] que los caficultores deben seguir estrictamente para controlar la roya y la CBD, para mantenerse seguros”, explica. Sin embargo, seguir estos programas al pie de la letra es difícil, y junto con el control de plagas, es un proceso costoso y que requiere mucho trabajo.

Naturalmente, esto significa que existe competencia entre las variedades. Las nuevas variedades más resistentes como la Batian y la Ruiru 11 son resistentes a la mayoría de las enfermedades importantes y a algunas plagas, lo cual las hace más económicas y fáciles de mantener. 

Por lo tanto, Joseph dice que está viendo que cada vez más fincas escogen estas variedades nuevas. Algunas fincas existentes están incluso llevando a cabo una labor de Top-Working para “convertir” las variedades de SL a estas alternativas más resistentes. 

Sin embargo, Joseph dice que a pesar de un alejamiento de la serie SL, no cree que desaparezcan de la noche a la mañana.

 “[A pesar de que] estos nuevos cafés son mucho mejores en términos de resistencia a las enfermedades, creo que [su popularidad generalizada] significa que las variedades SL estarán en las fincas durante mucho tiempo”, dice.

A pesar de estos problemas y desafíos, las variedades de SL siguen siendo populares en toda Kenia actualmente. Además, incluso en los casos cuando no se plantan directamente, se utilizan como base para la creación de nuevas variedades o incluso como portainjertos.

Por lo tanto, si se siguen obteniendo nuevos cultivares a partir de las variedades SL (ya sea mediante cultivo o injerto), estas seguirán apareciendo, en cierta medida, por algunas décadas más.

Con el tiempo, esto podría significar que veremos un “descendiente” de la familia SL con mayor resistencia a las plagas y enfermedades, con lo cual se mejorará la viabilidad del productor. 

En la actualidad, está claro que las características más atractivas de las variedades SL son su rendimiento y la buena calidad en taza. Sin importar cuán difícil sea cultivarlas, también significa que siempre serán una opción viable (aunque arriesgada). 

Los entusiastas del café de especialidad de Kenia en todo el mundo aún saben qué esperar de SL-28 y SL-34, y estas variedades siguen siendo muy solicitadas tanto por los consumidores como por los tostadores. No parece que esto vaya a cambiar pronto.

¿Lo disfrutaste? Entonces lee nuestro artículo sobre cómo los científicos están enfrentando el cambio climático con variedades híbridas de café

Crédito de las fotos: Peter Gakuo

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!