marzo 12, 2021

Explorando las bebidas de café tradicionales listas para consumir

Gran parte de los países de Latinoamérica son productores de café. Las diferentes culturas han creado bebidas tradicionales a base de café que se disfrutan en cada país, ya sea como parte de la vida cotidiana o en ocasiones especiales.

Estas recetas también están llegando al mercado de las bebidas a base de café listas para consumir, que incluyen el formato ready to drink (RTD, listo para beber) y ready to serve (listo para servir), los cuales están experimentando un crecimiento en el sector. Las preparaciones como el cold brew y las bebidas típicas de las tiendas de café se han hecho populares debido a que ofrecen conveniencia y porque se consideran una alternativa saludable a los refrescos.

Explorando el mercado latinoamericano, hablé con emprendedores que buscan llevar las recetas tradicionales de su tierra al mercado local y al resto del mundo a través del formato listo para consumir. Continúa leyendo para descubrir más y conocer el potencial en el mercado de estas bebidas.

La popularidad de las bebidas a base de café listas para consumir

El café es una de las bebidas más populares alrededor del mundo, y las recetas varían de acuerdo a la cultura y costumbres de cada país. Sin embargo, aunque el formato RTD existe desde la década de 1990, se ha hecho popular en los últimos años y se prevé un crecimiento global de unos USD 42 mil millones para fines de 2027.

Esto se debe, en gran parte, al ingreso al mercado del café de las grandes empresas de bebidas embotelladas debida al creciente interés de los consumidores por las alternativas saludables a los refrescos, las opciones bajas en azúcar, y los productos con una cadena de suministro sostenible.

Otro punto a favor de las bebidas de café listas para consumir es la conveniencia que ofrecen, ya que llevan el café fuera de las cafeterías y es posible encontrarlas en lugares como supermercados y gimnasios, tiendas abiertas las 24 horas y se pueden consumir sobre la marcha o en casa, sin preocuparse por el proceso de preparación de café.

Lee también: Café vs. refrescos: ¿cómo se compara el consumo?

El mercado de las bebidas listas para consumir en Latinoamérica

En Latinoamérica, las bebidas carbonatadas y los refrescos son las bebidas RTD más populares. Sin embargo, en 2019 tuvieron un crecimiento relativamente bajo en sus ventas, en comparación a años anteriores. Según un estudio de Euromonitor International, las empresas productoras en México registraron en 2018 un crecimiento en valor del 11% y del 1% en volumen. Esto se debe a que en la región también existe un segmento de consumidores que está optando por alternativas saludables. 

Mientras que en norteamérica, las bebidas a base de café RTD han llegado a consolidar una buena base de consumidores, con la aparición de 158 bebidas nuevas entre 2018 y 2019; este formato aún no ha explorado todo su potencial en los países latinoamericanos.

En 2015, Starbucks y PepsiCo se aliaron para introducir bebidas a base de café listas para consumir en 10 mercados de América Latina y el Caribe, entre las cuales se incluyen lattes

capuccinos y bebidas saborizadas con ingredientes como canela, chocolate o caramelo. 

Durante el año 2020, debido en gran parte a la pandemia COVID-19, muchas cafeterías impulsaron sus propias versiones de cold brew y bebidas a base de café listas para beber. También, surgieron nuevos emprendimientos que ofrecían estos productos. 

Además de continuar generando ventas para estos negocios afectados por las medidas de confinamiento, estas bebidas presentaron el café a los consumidores de una manera diferente. En este contexto, las recetas tradicionales a base de café, podrían beneficiarse de participar en este mercado, y algunos emprendedores lo han notado.

El potencial de las bebidas tradicionales en formato RTD

Andrea Ley es mexicana, y fundadora de Olla Express Café, en San Antonio, Texas. Su empresa ha desarrollado un café de olla listo para consumir en formato similar al cold brew. Se trata de una receta típica de la cultura mexicana, que se prepara en una olla de arcilla combinando especias y café. 

Andrea me cuenta que su idea surgió mientras buscaba una alternativa fría al cold brew tradicional, que se disfruta durante el verano, y agrega: “ese para mí fue, yo creo la plataforma a ya concretar ahora sí mi negocio, porque yo vi que a la gente le encantaba entonces, sí eso lo empecé a embotellar y la gente [cambió su idea de que] ‘el cold brew es muy fuerte’, [este es más como suave]”.

Además, Andrea dice que su negocio “surge de la necesidad que yo tenía(…) de tener café de olla aquí en Texas”. La nostalgia motivó a esta emprendedora a llevar granos de café mexicanos y preparaciones típicas del país a los Estados Unidos y a construir su propio camión de café. 

“Para mí era muy importante, solamente café mexicano. Y también (…) empezar a introducir otras bebidas como atole, champurrado, tepache, y otras cosas que fueran muy tradicionales”, dice Andrea.

Este mismo deseo reencontrarse con los sabores de sus raíces, es lo que atrajo a sus primeros clientes. “Ahora veo que mi mercado principal es personas de entre 28 a 44 años, más o menos. Sigue siendo amplio. Mucha comunidad latina, obviamente, porque ya saben lo que es un café de olla, ya han probado el café con especias, y esa es la gente que pues, cuando lo prueba va a decir ’me recuerda a mi pueblo, a mi abuelita…’”, me dice Andrea. 

Sin embargo, los residentes no latinoamericanos de San Antonio también se han animado a probar el café de olla embotellado. Andrea admite: “esa parte me fascina, porque creo que es como [mostrar] cómo se toma café en México, simplemente”.

Mauricio Castellanos y Pilar Noguez, son los encargados del área comercial y de mercadeo de Corajito, una marca mexicana de carajillo listo para servir. El carajillo es un cóctel a base de café que se disfruta en varios países y se suele preparar con ron, brandy, whisky o aguardiente, y a veces se sirve flambeado para eliminar el alcohol, pero conservando el sabor de sus ingredientes. 

Corajito se ha encargado de concentrar el sabor del café orgánico mexicano, junto con especias, hierbas y licor de granos, y presentarlo en una botella en formato listo para servir. En México, el carajillo se suele disfrutar como digestivo después de las comidas.

“Nos gusta decir mucho que somos la mezcla justa”, afirma Mauricio, y continúa: “nos confunden mucho con licores de café. El licor de café por lo general tiene una mayor graduación y el proceso es totalmente diferente, donde a partir de un destilado se le agrega extractos ya sea naturales o artificiales de café (…) esto es totalmente diferente, donde primero es el café, la extracción en frío, después se le agrega el alcohol”. 

Mauricio me cuenta que los consumidores de Corajito se pueden dividir en dos grupos: personas de entre 35 y 45 años, “son gente que consume café, gente que gusta de la comida, de cortes de carne, consentirse a través de la comida. Está abierta a nuevas experiencias, pero siempre manteniendo la esencia de quienes son”; y también la generación millennial que “están puntualmente descubriendo este estilo de vida sibarita, y que justamente están descubriendo determinadas formas de tomar a través de la coctelería, y, puntualmente, están descubriendo el carajillo”.

Desafíos para las empresas

Los consumidores optan cada vez más por bebidas saludables y con modelos de producción sostenibles. La demanda por  bebidas sin aditivos ni conservantes artificiales, supone un reto para las pequeñas empresas que buscan estandarizar la producción de sus bebidas listas para consumir. 

Mauricio me cuenta que en el caso de Corajito, el alcohol funciona como un conservante natural y además, “el cold brew es [perfecto] para un café que quieres guardar por tiempo o que quieres tomar de manera fría. Sobre todo por las propiedades de antioxidantes del café, que no [se alteran] al no estar en un contacto con el calor”. 

Andrea agrega que si se conserva el cold brew de olla en el refrigerador, “puede durar hasta un mes, pero si lo dejas fuera del [refrigerador] nada más dura 15 días. Como nada lleva conservadores, yo hablo con mi clientela, les informo”.

El futuro de las bebidas tradicionales RTD

El mercado del café en formato RTD en Latinoamérica está experimentando un crecimiento. Dado que la variedad de bebidas que se ofrecen a gran escala consiste en su mayoría de bebidas populares de las tiendas de café y cold brew, y la oferta de preparaciones tradicionales es aún muy limitada, se podría pensar que tienen potencial.

Esto puede representar para las marcas y empresas locales una oportunidad de mercado tanto a nivel nacional como internacional e incluir bebidas tradicionales podría agregar valor a su oferta, al presentarse como una innovación. Además, permitiría a gran parte de los consumidores disfrutar de los sabores típicos de sus tierras y conocer las bebidas tradicionales de otros países.

Andrea me cuenta que encontrar café de olla en Texas no era sencillo cuando ella empezó, pero que “ha sido un movimiento progresivo. Aquí en Texas sí empezaron a haber otros lugares”, y continúa, “de repente sabías que algún restaurante mexicano vendía café de olla, pero no eran muchos”. 

Estos lugares no ofrecen la bebida embotellada, así que el cold brew de olla de Olla Express es único al momento en San Antonio y se destaca, no solo por ser una bebida de café tradicional mexicana en Texas, sino además, porque tradicionalmente se sirve caliente, mientras que la versión de Andrea se disfruta fría.

En cuanto a Corajito, si bien Pilar me anticipa que pronto llegarán a algunos sectores de Estados Unidos, ya apuntaron a otros destinos. “Tenemos ya producto en Europa. Iniciando comercialización con Ucrania y Reino Unido”, afirma. “Queremos llevar este sabor de México al mundo y a los paladares mexicanos”, añade.

Un ejemplo exitoso en el mercado local es la Cola de Mono, una bebida tradicional de Chile a base de café, leche y licor que se disfruta en época de navidad y año nuevo. Tradicionalmente, se prepara en los hogares chilenos para el momento del brindis. Sin embargo, varias empresas locales han comenzado a ofrecer este aperitivo de manera anticipada para las fiestas. Incluso, existe una versión vegana y sin alcohol.

Las recetas tradicionales a base de café nos recuerdan a las abuelas, reúnen a los amigos en la mesa o son elementos importantes en las reuniones familiares durante las fiestas. 

Estas bebidas a base de café en formato listo para consumir tanto de elaboración artesanal, como a gran escala podrían permitir a los consumidores disfrutar de los sabores de su país en tierras lejanas, o consumirlos en casa, en el caso de quienes cuentan con poco tiempo a disposición.

Para las tiendas de café y empresas, podrían representar una oportunidad en el mercado local o incluso en el exterior, posicionando su producto como una innovación y contribuyendo a preservar las tradiciones. 

¿Disfrutaste este artículo? Lee El aumento de la popularidad del cold brew listo para consumir

Crédito de las fotos: Alberto Meyac, Haley Rose, Mariana Martínez de Alba, Yunuen Anaya

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal aquí!