enero 19, 2021

Café de Especialidad en Paraguay: Reviviendo la Historia

Tereré, mate, cocido con leche, té. Paraguay es un país de infusiones, y el café, aunque no está entre las principales, no es la excepción. 

Aunque alguna vez fue un país productor de café, varias circunstancias hicieron que los caficultores locales abandonaran la producción. Además, debido a que el país tiene sus propias bebidas tradicionales, el consumo de café es relativamente bajo. 

Sin embargo, varios profesionales están trabajando para promover el consumo a nivel local y revivir la interesante historia cafetera nacional. Desde la inauguración de la primera cafetería de especialidad en 2015, hasta la actualidad, el sector ha crecido en la región. 

Para conocer más sobre la historia y la escena cafetera del país, hablé con algunos pioneros de la industria. Continúa leyendo para saber más.

También te puede gustar: Crece la Sed Por el Café de Especialidad en Paraguay

Café de especialidad en Paraguay

Cómo Llegó el Café a Paraguay

Se dice que luego de la Guerra de la Triple Alianza entre 1864 y 1870, el General Bernardino Caballero, quien se convertiría en el presidente de Paraguay en 1881, creó la primera colonia cafetalera en el país, al regresar de Brasil con semillas de café después de la guerra. La colonia se encontraba en la ciudad de Altos y fue trabajada por familias de colonos alemanes.

Más adelante, hacia 1960, en Corpus Christi y en una localidad cercana a la ciudad de Pedro Juan Caballero, se registraron más plantaciones que, junto con las de Altos, hicieron de Paraguay un reconocido país exportador de café.

La razón por la cual Paraguay dejó de ser una región reconocida por su producción cafetera, la cual comenzó a disminuir en las últimas décadas del siglo XX es algo misteriosa, y solo se conocen los relatos de algunos productores descendientes de familias trabajadoras de las regiones productoras. Se cree que las causas pueden haber sido la llegada de la roya, la caída de los precios, la falta de apoyo del gobierno y la sustitución del café por cultivos de soya, el auge del algodón y el aumento de las plantaciones ilícitas.

Café de especialidad en Paraguay

La Producción Cafetera en la Actualidad

Desde hace unos años, algunas personas se han interesado y han investigado sobre la historia cafetera de Paraguay, reencontrándose con su potencial y han decidido apostar por la caficultura nacional.

Juan Manuel Samudio y Francisco Munizaga son los fundadores de Café Guarania, un café 100% paraguayo que invita a sus consumidores a elegir los sabores de su tierra. 

“Nunca se nos enseñó, nunca se nos dijo ‘sí, alguna vez vivimos del café’”, me dice Juan Manuel, y además me cuenta que desarrollar su marca les llevó tiempo, investigación, y nuevos descubrimientos.

“Nosotros mismos nos sorprendimos… a principio del siglo XX, el Paraguay tenía… muchísimas hectáreas de café. Investigando nos dimos cuenta que teníamos 100 hectáreas de café en el país, según algunos reportes. Y que acá cerca de la capital, en una ciudad que se llama Emboscada…se encontraba una de las plantaciones más grandes, que eran aproximadamente 2000 arbustos de café”.

En 2018, estos emprendedores constituyeron su empresa y en 2019 comenzaron a comercializar su producto. “Hay gente muy [aficionada al] café”, comenta Juan, pero me dice que también hay algunos consumidores que aún no aprecian estos sabores. 

“Nosotros entendemos, porque hay estándares muy altos a nivel internacional, no estamos a nivel de ellos”. A pesar de esto, están convencidos de que hay camino por recorrer y “orgullosamente estamos haciendo”, exclama Juan Manuel.

Café de especialidad en Paraguay

Aunque el clima subtropical, la temperatura y las precipitaciones de Paraguay pueden ser beneficiosas para el desarrollo de la planta de café, la altitud, incluso en las regiones con mayor elevación del país no favorece la producción de un café con los mismos estándares del café de especialidad de otros orígenes.

Juan me cuenta que en el país se cultiva café de variedad Mundo Novo. “Es una variación [de arábica]. Y que crecía a una altura prácticamente baja… Los picos de la zona de Canindeyú son de 600 metros”, dice. 

No obstante, Café Guarania ha decidido diferenciarse gracias a la calidad en la producción y el procesamiento del café, “hay un trato directo y justo con el productor. Nunca se le [ofrece un menor] precio. Nunca hice negociación… se respeta, se valora la mano de obra”, afirma Juan, y continúa: “Tratamos de que sea una fuente de ingreso importante como para que se preste mucho más tiempo a la producción de café”. 

El objetivo de esta empresa y de otras marcas que trabajan con cultivos nacionales, es que el café sea una fuente de ingresos lo suficientemente rentable para que vuelva a ser una producción importante para el país.

Retos Que Enfrentan Los Empresarios Locales

Aunque las plantaciones locales están reactivando su producción, su oferta aún es muy limitada. Esto crea la necesidad de importar café proveniente de otros países productores. 

Marcelo Alas, fundador de Kafa Tostadores, me cuenta que ellos empezaron importando granos de El Salvador exclusivamente para tostar en Paraguay, pero con el correr de los años han variado su oferta con orígenes como Colombia, Honduras, Brasil e incluso, también han desarrollado un café de origen paraguayo.

“Nos fuimos dando cuenta de verdad, que la industria de café, o hacer, o iniciar un negocio en un país donde no hay una cultura de café tan arraigada, era el primer desafío”, dice Marcelo.

También, me cuenta que otro de los retos que tuvo que enfrentar fue “lograr la legalización, [de todos nuestros cafés] Como no había nadie que había importado café de El Salvador, no había ni un registro, nos tocó a nosotros hacer todos los registros”.

Otra dificultad que deben superar estos emprendedores es “lograr el paladar de Paraguay”. Marcelo explica: “Nosotros somos una tostadora de café de especialidad, y teníamos que trabajar con otras cafeterías que tenían sus propios clientes y que querían ese café fuerte. Entonces, teníamos que lograr un blend o, teníamos que lograr unos cafés que estuviesen al alcance de las notas más ahumadas, más a chocolate, más a cacao… que combinaran …con lo que a nosotros, con lo que el café de especialidad tiene que son los atributos de la acidez, de la altitud… las notas más frutales, los azúcares…”.

Nuevas Oportunidades

La pasión es, quizás, el ingrediente principal y fundamental de la expansión del café en Paraguay. Marcelo me cuenta que recuerda cuando comenzaron a tostar café en Kafa y dice: “Todos los días teníamos como a 10 chicos… que no podían creer como se hacía el café… e… iban todos los días. Al punto que [creamos] un programa de pasantes”. 

La curiosidad de las personas por el café especialidad, que entonces era algo novedoso, despertó el interés no solo del consumo, sino también generó oportunidades para muchos: “empezamos a entrenar a la primera generación de baristas de Kafa. Ha habido [unas] 10 generaciones que han venido acá se han formado, y después han salido al mundo del café a crecer, a seguir propagando la cultura del café, y eso de verdad es una de las cosas que más valoramos”, exclama Marcelo.

Esta atracción por el café llevó a profesionales y emprendedores a organizar eventos y festivales como Asu Coffee Fest, donde se encuentran marcas y trabajadores del sector; y también, algunas cafeterías de especialidad, organizan cursos básicos de barismo, talleres de arte latte y de filtrados, e incluso ofrecen presentaciones de arte latte con invitados internacionales, campeones de mundiales de arte latte y barismo.

Café de especialidad en Paraguay

Una Cultura Cafetera en Crecimiento

Silvia Jung y su hermana María Jung, son las fundadoras de Mary’s Coffee House, la primera cafetería de especialidad del país, ubicada en Asunción, considerada además, una de las mejores 50 cafeterías de especialidad de Latinoamérica según el sitio BigSevenTravel. Apostaron por algo diferente a lo que el público paraguayo acostumbraba. 

“El café de especialidad no es solamente traer el producto y ya está, sino que se trata de dar la información completa desde la semilla hasta la taza a los consumidores. Creo que eso se distingue de otros tipos de café”, me explica Silvia.

Ella me cuenta que en Paraguay es común consumir café instantáneo por su accesibilidad, tanto en precio como en cantidad, luego le siguen los cafés torrados de marcas comerciales, pero el café no está entre las bebidas que más se consumen en el país.

“La cantidad de cafeterías ha aumentado bastante, no solamente café de especialidad sino que cafetería en general. Porque Paraguay no es, bueno, no era tan de tomar café. Era más de tomar té, lo que le dicen acá “teté” que es un chorrito de café con mucha leche, o té con leche”, comenta Silvia, “pero hoy en día sí, ya hay bastante y café de especialidad también hay bastante. No llega al nivel de meca de café como Bogotá o Buenos Aires, pero ya son más de 5, creo, que son de café de especialidad específicamente”, añade.

El café de especialidad ha crecido en el país, y no solamente ha llegado a Asunción, sino también, al resto del país. “Somos proveedores de café de 10 cafeterías en todo Paraguay”, dice Silvia, “estamos ya a esta altura, a los 5 años, ya estamos hablando de importación de toneladas al año. Hay meses que estamos importando más de 100 kilos al mes en promedio. Yo creo que es un salto bastante significativo”.

Para Silvia, no solo ha aumentado la cantidad de café, sino también la exigencia de los consumidores. “Los clientes que ya prueban, ya saben la diferencia que va a tener en gusto. Y luego ya vendría la segunda etapa que es la de experimentar por sí solo, ir buscando opciones, no quedarse solamente con lo que se ofrece”, afirma. 

Además, Silvia está convencida de que debe aplicarse también el mismo nivel de exigencia a los profesionales del café a la hora de capacitarse y ser originales, para mejorar la calidad de sus productos.

Según un estudio de la consultora CCR, citado por World News Platform, en 2018 se consumieron 1.353 toneladas de café en Paraguay, siendo un rubro que se mantuvo fuerte en me­dio de una desaceleración que afectó a la industria en general durante ese año. Este incremento ha hecho que varios inversores internacionales lleven sus franquicias de café al país.

Incluso durante la pandemia Covid-19, el consumo de café no se ha detenido. Marcelo me cuenta que cuando debió cerrar su tienda, los clientes “respondieron, o sea [quienes conocían] el proyecto, nos decían, ahora queremos que nos traigan a nuestra casa, y queremos comprar la prensa francesa, con la balanza, con el café, el molinillo…”, abriéndose, de este modo, a la cuarta ola, a explorar con un café de especialidad en sus propias casas.

No hay duda de que la escena cafetera en Paraguay está en crecimiento, al igual que la dedicación de los profesionales del sector por promover la bebida en el país. Las propuestas nacionales e internacionales, como tostadurías, tiendas, cafeterías y eventos ofrecen cada vez nuevas experiencias en torno al café y atraen cada vez más el interés de los consumidores.

Además, el auge de la escena cafetera poco a poco se extiende hacia varios rincones del país. Puede que el proceso sea lento, pero la respuesta del público paraguayo es firme y se hace notar.

¿Disfrutaste de este artículo? Entonces lee Café Especial en Argentina: Construyendo Una Comunidad

Crédito de las fotos: Mauro Arias, Silvia Jung, Kevin Cabrera.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!