diciembre 14, 2020

¿Cómo el Covid-19 Afectó al Café de Etiopía?

El impacto de la Covid-19 en la cadena de suministro del café en general ha sido bien documentado. Además del cierre de las tiendas de café, los tostadores notaron una caída en la venta mayorista y los caficultores sufrieron debido a las demoras logísticas y las fluctuaciones en la demanda.

Sin embargo, aunque todos en la cadena de suministro del café notaron el impacto de alguna manera, las repercusiones exactas varían de un país a otro.

En Etiopía, el impacto de la pandemia global en la cadena de suministro del café fue único. Entre los efectos, en particular, hubo una escasez de mano de obra generalizada, demoras en el transporte y la cancelación de contratos en todo el país.

Para saber más sobre cómo se ha visto afectado exactamente el sector del café de Etiopía, hablé con Atrie Weno de Daye Bensa, un exportador de café etíope. Sigue leyendo para conocer lo que dijo.

También te puede gustar ¿Qué es la Bolsa de Comercio de Etiopía?

Covid-19 Café de Etiopía

COVID-19 Y EL CAFÉ DE ETÍOPÍA: UN RESUMEN

Cada país productor de café del mundo ha tenido su experiencia única con la pandemia Covid-19. En general, aunque los países consumidores fueron afectados principalmente debido a los cierres de las tiendas de café y cambios en el consumo de café en casa, los países productores como Etiopía han notado en gran medida los siguientes efectos:

  • Cancelación de contratos
  • Escasez de mano de obra
  • Demoras logísticas
  • Fluctuaciones en los costos de producción
  • Cambios en la demanda del mercado

Para entender cómo el país se vio afectado de forma directa, Atrie dice que es importante comprender cómo estaba posicionada Etiopía en el mercado global antes de la pandemia.

“En marzo y abril, cuando el mundo empezaba a entrar en estado de confinamiento, nuestra cosecha ya había terminado básicamente”, dice. “En ese momento, se transportaba el café desde las fincas hasta las bodegas en Adís Abeba”. 

“Durante este movimiento, se cancelaron y aplazaron los contratos. En ese entonces, el riesgo ya había pasado de los productores a las manos de los exportadores”.

Como consecuencia, el impacto inicial para el sector del café etíope era que muchos exportadores (como Daye Bensa) se quedaron con un exceso de oferta de café que de lo contrario habrían vendido. 

Esto significó que, a muchos productores se les pagó por su cosecha anterior y ya estaban invirtiendo en la cosecha del año próximo. Atrie me dice que, por consiguiente, dado que se había previsto que la cosecha 2020/2021 sería incluso más grande de la cosecha 2019/2020, muchos productores han tratado de contratar a una mano de obra incluso más grande de lo normal. 

Sin embargo, debido a las medidas de distanciamiento social, él dice que no prevé que será particularmente posible de lograr.

Covid-19 Café de Etiopía

DESGLOSANDO EL IMPACTO DE LA COVID-19 EN TODA LA CADENA DE SUMINISTRO

Además de los desafíos generales con la mano de obra para los productores y el exceso de oferta entre los exportadores, Atrie me cuenta que en cada etapa del proceso de producción de café, la Covid-19 ha tenido un impacto de cierta manera.

Él menciona la cosecha, el procesamiento, el transporte y el pago como las cuatro áreas claves que no solamente afectaron a los productores, sino que causaron una especie de “efecto dominó” en todo el resto de la cadena de suministro en Etiopía.

COSECHA

La época de cosecha en Etiopía es entre octubre y diciembre. Es un trabajo intensivo y requiere de relativa libertad de circulación de las personas durante toda la época de cosecha para asegurarse de que se puedan recolectar las cerezas cuando alcanzan una madurez apropiada. 

Sin embargo, la pandemia hizo que el desplazamiento de las personas para cualquier trabajo fuera una gran dificultad no solamente en Etiopía, sino alrededor del mundo.

“Aunque la circulación de las personas en Etiopía no se vio tan afectada como en otros países, aun así hay escasez de mano de obra en todo el país a medida que nos acercamos al momento pico de la cosecha [2020/2021]”, explica Atrie.

“Típicamente, estamos acostumbrados a contratar a muchos trabajadores y podemos ofrecer alojamiento temporal durante la temporada de cosecha. Sin embargo, ahora, debido a las medidas de distanciamiento social, debemos limitar [el número] y tener más cuidado con el distanciamiento social”.

Además, Atrie me dice que cumplir con los protocolos de prevención contra la Covid-19 también es costoso para los caficultores. Implementar las medidas de distanciamiento social es más complicado y caro de organizar, y el costo de establecer medidas de higiene apropiadas también le corresponde a los productores. 

“Debemos tener cuidado desde el punto de vista económico”, dice. “Al final, es más caro contratar a trabajadores [para recolectar el café]”.

PROCESAMIENTO

Luego de la cosecha, el procesamiento también ha encontrado obstáculos debido a esta falta de mano de obra. Si bien esto es también un resultado directo de la Covid-19, los efectos se han agravado debido al hecho de que el volumen para esta cosecha fue bastante más alto que en años anteriores. 

Atrie dice: “En la finca y en la etapa de procesamiento, simplemente no hay suficientes trabajadores para procesar el café rápidamente para transportarlo a los principales exportadores”. 

Además, dado que lo hacen durante la misma cosecha, Atrie dice que “aún se debe cumplir con las medidas de distanciamiento social en los establecimientos para el procesamiento”.

TRANSPORTE

Las demoras en el envío y transporte han sido normales en los países productores de café de todo el mundo. Atrie me dice que aunque ha habido pequeñas demoras, el transporte en la cadena de suministro etíope no se ha visto tan afectado como en otras regiones.

Sin embargo, él agrega que estas demoras no fueron causadas por las medidas de distanciamiento social, sino que los conductores tenían resultados positivos y, por consiguiente, debían ponerse en cuarentena.

“El impacto más grande en el transporte que afrontamos llegaba cuando algunos conductores resultaban positivos a la Covid-19 y debían hacer la cuarentena [obligatoria] de 14 días”, dice. “Obviamente, esto somete a las empresas de transporte a mucho estrés en Etiopía, e incluso a Djibouti si estamos transportando a los puertos que se encuentran allí”.

“Pero estos son solamente pequeños impactos y demoras comparados con los problemas contractuales que hemos tenido”.

PAGOS

Una vez que el café deja la finca, Atrie dice que el pago y la cancelación de los contratos ha tenido un impacto considerable en los productores de café de Etiopía.

Naturalmente, cuando la pandemia se difundió por primera vez en el mundo a principios de 2020, los compradores de café verde eran cautelosos con sus gastos frente a una caída en la demanda. Como consecuencia, muchos de ellos postergaron sus contratos existentes, mientras que otros los cancelaron directamente.

Atrie explica que los exportadores como Daye Bensa estaban entre los más afectados cuando los países de todo el mundo entraron en estado de confinamiento. En Etiopía, la pandemia se convirtió en un problema luego de completar la cosecha, pero antes de enviar el café al exterior. En ese momento, los exportadores en Etiopía ya habían pagado a los productores por sus cafés y tomaron efectivamente el riesgo en sus manos.

Atrie explica que cuando estos contratos fueron cancelados y postergados, los exportadores se quedaron con un exceso de oferta de café en el que habían invertido una cantidad significativa de dinero frente a una demanda de mercado muy lenta. Él lo dice claro: “La demanda del mercado desaceleró mientras nuestros gastos aumentaron”.

Covid-19 Café de Etiopía

¿CÓMO SE ADAPTÓ EL SECTOR?

Con cada día que pasa, el mundo y el sector del café aprenden más sobre cómo mitigar el impacto de la Covid-19. Las organizaciones en la cadena de suministro están implementando medidas de distanciamiento social mejoradas y aumentando su uso de equipos de protección individual (EPI).

Atrie dice que Daye Bensa ha sido un líder en adaptarse en la cadena de suministro etíope, y que el exportador trata de apoyar a los productores para hacer frente a la pandemia de la mejor manera posible. A tal efecto, él dice que han desarrollado cursos de capacitación para la “concientización acerca del Covid”, y que también distribuyeron 70.000 mascarillas a los productores locales. 

“Aunque [aún enfrentamos] el reto de encontrar demanda para nuestros cafés en medio del aumento de los gastos, debemos invertir en la salud y el bienestar de nuestras comunidades”, dice. “Sin comunidades saludables, no podemos obtener lo mejor que el café etíope tiene [para ofrecer]”.

Además, es importante notar que adaptarse al impacto de la Covid-19 dependerá del exportador y el proceso específico que usará. Aunque históricamente, ha sido obligatorio usar la Bolsa de Comercio de Etiopía (ECX, por sus siglas en inglés) para comercializar café en Etiopía, se ha aprobado ahora el uso del comercio directo integrado verticalmente en los últimos años.  Según el modelo comercial que usan los exportadores y los otros actores de la cadena de suministro, habrá naturalmente diferencias en cómo se verá afectada la cadena de suministro.

Atrie dice que si bien Daye Bensa usa un modelo de comercio directo, el exceso de la oferta de café fue un problema inmenso para la ECX y aquellos que la usaban para comercializar. Él dice que en las bodegas de la ECX en particular, se notaba más el exceso de oferta; por consiguiente, el café verde se demoraba mucho más de lo que debía.

“Más empresas tendrán que considerar un modelo más integrado verticalmente”, dice Atrie. “Esto les permitirá tener más control sobre el movimiento y la venta de sus cafés”.

“Gracias a nuestro modelo integrado verticalmente, podemos tener una relación más cercana y una comunicación directa con nuestros compradores”.

La Covid-19 ha tenido un impacto considerable en el sector del café de Etiopía, aunque este impacto ha sido diferente para los actores en cada etapa de la cadena de suministro. Si bien muchos suponen que en los países productores fueron primero los mismos caficultores quienes sufrieron el impacto de la pandemia, en Etiopía, no fue así. Gracias a las fechas de la cosecha y la incertidumbre del mercado que siguió debido a la Covid-19, muchos exportadores llevaron la peor parte del impacto de la pandemia.

A pesar de esto, está claro que es posible avanzar mediante la colaboración y la adaptación. A medida que se acerca el pico de la cosecha 2020/2021 en Etiopía, una planificación cuidadosa significa para los productores, compradores y exportadores en el país que todos están al tanto del impacto de la pandemia y están preparados. Aún está por verse si las cosas serán diferentes en los meses siguientes a la cosecha.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee Todo lo Que Debes Saber Sobre el Café de Sidama, Etiopía

Créditos de las imágenes: Daye Bensa

Traducido por Laura Fornero. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete a nuestro boletín!