26 de noviembre de 2020

Cómo Iota y Eta Afectaron a Los Países Productores de Café

La tormenta tropical Eta tuvo consecuencias devastadoras en las zonas afectadas de varios países de América Central. Además, entre el 13 y el 18 de noviembre, Iota, un segundo huracán que alcanzó la categoría 5, azotó de nuevo la región.

En menos de un mes, estos eventos meteorológicos causaron fuertes precipitaciones, deslizamientos de tierra e inundaciones que afectaron a los productores de café y a sus comunidades, las cuales tuvieron muy poco tiempo para recuperarse de los efectos de Eta.

Sigue leyendo para conocer el impacto de Iota y Eta en varios países, las consecuencias para las comunidades afectadas y la producción de café, y los esfuerzos que ha realizado la industria para ayudar.

También te puede gustar: Eta: Cómo la Comunidad Cafetera Puede Ayudar a Centroamérica

Iota y Eta Honduras

Después de la Tormenta…

Iota fue el segundo ciclón tropical del mes de noviembre y el más fuerte del año. Phil Klotzbach, un investigador experto en huracanes de la Universidad Estatal de Colorado (CSU), afirma en su cuenta de Twitter que no se había registrado un huracán de esta magnitud desde el paso del huracán Cuba, en 1932.

Iota golpeó con toda su fuerza a la costa Caribe de Colombia y Nicaragua, donde dejó más de un millón y medio de damnificados. Luego, continuó su trayectoria como tormenta tropical hacia Honduras, para finalmente disiparse en El Salvador.

Muchas personas fueron evacuadas de sus comunidades y alojadas en albergues provisionales, algunas de forma preventiva.

Carlos Pineda, un caficultor e instructor de cata y barismo de Honduras, quien está distribuyendo ayudas a los afectados de la comunidad de El Aguacatal junto con el equipo de su academia Las Pinequitas, me dice: “[Muchas personas se están hospedando] en escuelas y casas de vecinos. Yo tengo en la finca a 5 familias”.

Sin embargo, estas soluciones son temporales.

Iota y Eta Centroamérica

El Impacto Inmediato

Aunque las pérdidas económicas, materiales y humanas no se han terminado de cuantificar, se sabe que en Honduras, por ejemplo, han muerto alrededor de 100 personas y se calcula que estas tragedias causarán pérdidas de alrededor de USD 10 mil millones.

En Guatemala, además del efecto de los huracanes, “[se suma] el impacto que sabemos seguirá teniendo [la] Covid-19 por una sobreoferta y remanentes de inventario de café en los mercados de exportación”, según Ana Lucrecia Glaesel, coordinadora de mercadeo y comunicación de Anacafé.

Por otra parte, Carlos menciona algunos de los desafíos que los huracanes han presentado para la caficultura. La destrucción de las vías ha dificultado el acceso vehicular a muchas fincas y el café solo puede transportarse caminando o con ayuda de asnos.  

Carlos también cree que la escasez de mano de obra necesaria para la cosecha debida a que muchas personas se han trasladado a otras comunidades para salvarse, causará la pérdida de entre el 20% y el 30% de la producción en las regiones afectadas.

Un informe preliminar de IHCAFE publicado por el Banco Central de Honduras indica que luego del paso de Eta, se vieron afectadas o se perdieron 10.958 manzanas destinadas a la producción de café.

En Nicaragua, las condiciones de las fincas harán que la cosecha se retrase y se requiera una mayor cantidad de mano de obra para recolectarlo y procesarlo.

Dado que las lluvias continúan, se esperan más deslizamientos de tierra, derrumbes e inundaciones, los cuales podrían impedir el acceso a muchas regiones o incluso sepultarlas completamente.

Muchos albergues han excedido su capacidad máxima de personas, lo cual aumenta el riesgo de contagio del coronavirus, ya que resulta difícil practicar el distanciamiento social.

Las Posibles Consecuencias a Largo Plazo

El impacto que Eta e Iota tendrán en la vida de muchas personas puede durar incluso años. Dado que muchos perdieron sus viviendas y sus medios de subsistencia, varios expertos dijeron en una entrevista para CNN que esperan una nueva ola migratoria fuera del país en busca de oportunidades, probablemente hacia los Estados Unidos. 

En Centroamérica, las plagas y enfermedades del café, y otros fenómenos asociados al cambio climático causan grandes migraciones y abandono o venta de las fincas.

Esto podría traer como consecuencia una escasez de mano de obra permanente y la disminución de la producción agrícola, aumentar el desempleo y la falta de oportunidades, perpetuar el ciclo de pobreza y amenazar la seguridad alimentaria debido a la pérdida de cultivos.

Según un artículo de Euronews, luego del paso del huracán Mitch en 1998, llegaron a Honduras ayudas internacionales por miles de millones de dólares para reconstruir el país.

Sin embargo, dado que muchos países están luchando contra los efectos de la pandemia Covid-19 y sus economías se han visto afectadas, probablemente disminuirá el presupuesto que se suele destinar a la ayuda humanitaria.

También te puede gustar: ¿Cómo Pueden Los Caficultores Adaptarse al Cambio Climático?

¿Cómo se ha Movilizado la Industria?

Diferentes comerciantes de café, organizaciones no gubernamentales, entidades oficiales y empresas del sector en distintos países han recaudado fondos para ayudar a las comunidades afectadas.

La empresa Mayorga Organics recaudó USD 30.000 en tres días al anunciar que donaría todas las ganancias de sus ventas en línea a través de su sitio web, durante 4 días.

Los fondos se enviaron a productores de confianza con quienes la compañía tiene relaciones desde hace varios años y se usaron para comprar comida, agua, colchones y otros artículos que se necesitan con urgencia.

Dada la magnitud de los daños, la empresa se ha comprometido nuevamente a donar el 100% de los ingresos generados en su sitio web desde el 18 de noviembre hasta el 31 de diciembre de 2020, con el objetivo de recaudar USD 200.000 adicionales para apoyar a los afectados por estos desastres naturales.

Martín Mayorga, fundador de Mayorga Organics dice: “Tenemos relaciones directas, de confianza que hemos construido a lo largo de 20 años, del mismo modo mantenemos nuestro propio personal en algunos países. Estamos trabajando con personas que son líderes en su comunidad. Nuestra cadena de suministro eficiente y humanizada ha demostrado ser también una cadena eficiente de apoyo”.

“Es una prueba de los muchos beneficios de construir relaciones directas con los productores, comprometerse con el país, y dirigir una empresa con conciencia”, agrega.

Aunque aún no se tiene la certeza del impacto que Eta e Iota tendrán en la producción, la calidad y el precio del café; los tostadores, comerciantes e importadores pueden ayudar garantizando las transacciones en los países afectados y adquirir café de estos orígenes. Esto podría ofrecer a muchos caficultores la posibilidad de reparar parte de los daños en sus fincas y sus cultivos, y mantenerse en la industria.

Huracán Iota y Eta

El café es uno de los principales medios de subsistencia para muchas comunidades rurales en Centroamérica. Aunque después del paso de los huracanes Eta e Iota el futuro de la región es incierto, los miembros de la industria cafetera pueden contribuir a mitigar el impacto.

Si has establecido relaciones duraderas con caficultores en los países afectados, puedes ayudarlos realizando donaciones para sus comunidades o adquiriendo su café cuando sea posible. También, puedes preguntar a tu importador de confianza si está llevando a cabo alguna iniciativa para ayudar.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces Lee: Caficultores: Cómo Enfrentar Eventos Meteorológicos Inesperados

Crédito de las fotos: Doris Escobar, Carlos Pineda.

PDG Español 

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!