noviembre 5, 2020

Cómo Enfrentar la Broca Del Café en Tiempos de Covid-19 y La Niña

Los caficultores suelen afrontar muchos desafíos relacionados con el manejo de su finca. Uno de ellos son las plagas, como la broca del café. Si no se controla de manera apropiada, puede tener consecuencias devastadoras, como la disminución de la calidad del café y, por lo tanto, de los ingresos de los productores. 

La pandemia Covid-19 ha causado problemas logísticos y retrasos en la compra de café. Como consecuencia, muchos caficultores se han quedado sin recursos suficientes para combatir la broca. Además, el fenómeno de La Niña ha alterado las condiciones meteorológicas, favoreciendo su propagación en las plantaciones.

Hablé con Jonas Ferraresso y Ángel Trejo, dos agrónomos expertos en el manejo de fincas cafetaleras de Brasil y Honduras. Me contaron cuáles son los métodos de control más eficaces y cómo los caficultores pueden hacer el mejor uso de los recursos disponibles. Sigue leyendo para conocer lo que dijeron.

También te puede gustar: Empaque y Calidad Del Café Verde Durante el COVID-19

broca del café

¿QUÉ ES LA BROCA DEL CAFÉ?

También conocida como barrenador del café, gorgojo del café, o taladro de cerezas del cafeto, la broca (Hypothenemus hampei) es un pequeño escarabajo que ataca los cafetos y se considera la plaga más importante en casi todos los países productores de café del mundo, ya que causa pérdidas millonarias cada año. Es originaria de África ecuatorial e ingresó al continente americano a principios del siglo XX, en donde se propagó rápidamente.

La broca ataca directamente los frutos del café; las hembras se instalan en su interior y depositan sus huevos. Según la organización sin ánimo de lucro Centre for Agriculture and Biosciences International (CABI), en un año puede alcanzar ocho o más generaciones. 

Jonas me cuenta que “la broca suele migrar desde el suelo hasta el fruto, y solo lo hacen las hembras, pues el macho no [puede volar]”. 

Además, puede afectar el rendimiento de la cosecha, ya que deja pocas cerezas idóneas para la recolección y tiene un efecto negativo en la calidad al producir sabores desagradables en taza. Esto hace que sea difícil comercializar el café y aumenta el costo de producción.

broca del café

¿LA COVID-19 HA CONTRIBUIDO AL AUMENTO DE LAS INFESTACIONES DE BROCA?

Las medidas de confinamiento de la pandemia COVID-19 causaron una escasez de mano de obra en las fincas. Esto trajo como consecuencia que la ejecución de métodos fundamentales para el control de la broca fuera difícil de realizar.

Ángel me dice que en Honduras, ha habido “problemas en [el] traslado de recolectores por retenes realizados por los pobladores en las comunidades por miedo al contagio [del coronavirus]”.

“Con el Covid-19 y los bajos precios aumenta la pobreza rural, hay más migración, productores sin poder pagar [deudas] en los bancos, riesgo de perder sus fincas… menos mano de obra para realizar la recolección. Todo esto dificulta y hace cada vez más peligrosa la broca”.

Al no recibir un pago oportuno o solamente pagos parciales por su café debido a los retrasos en la compra y venta del grano y las dificultades logísticas, muchos caficultores no tienen recursos económicos suficientes para afrontar las plagas y enfermedades.

Ante esta situación, podría ser necesario recurrir al uso de maquinaria para realizar la recolección cuando sea posible y asegurarte de que los trabajadores de tu finca cumplan con el distanciamiento social, realicen un lavado o desinfección frecuente de manos, y cuenten con instrumentos de protección adecuados, como mascarillas. 

Las instituciones cafeteras de varios países han establecido sus propios protocolos de bioseguridad y algunas ofrecen kits de protección para los recolectores. Puedes consultar con tu cooperativa o servicio de extensión local.

broca del café

EL IMPACTO DE LA NIÑA EN LA PRODUCCIÓN DE CAFÉ

La Organización Meteorológica Mundial define al fenómeno de La Niña como “un fenómeno que produce un enfriamiento a gran escala de la temperatura de la superficie del océano en las partes central y oriental del Pacífico ecuatorial, además de otros cambios en la circulación atmosférica tropical… los vientos, la presión y las precipitaciones”.

El efecto de esta variabilidad climática en las zonas cafetaleras depende de las condiciones del terreno, la altura y la ubicación. En 2020, se prevé que será de moderado a intenso y probablemente se prolongará hasta 2021, aumentando las lluvias en muchos lugares y la intensidad de la temporada de huracanes.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador afirma que la incidencia de lluvias en el país aumentó durante los meses de agosto, septiembre y octubre de este año. Si las lluvias continúan, la recolección será más complicada porque caerá al suelo una cantidad mayor de cerezas.

Algunos países están destinando recursos para ayudar a los caficultores a enfrentar estos desafíos. Por ejemplo, el gobierno de México, ofrece subsidios para afrontar plagas como la broca y la roya. 

Sin embargo, Omar Flores, presidente de Asociación Cafetalera de El Salvador (ACAFESAL) dijo en una entrevista para el diario El Economista que, “aunque el gobierno entregó recientemente fungicidas, alrededor de la mitad de los caficultores no acudieron a retirar el producto”, porque en algunos casos no se están trabajando las fincas.

Ángel me dice que, “cuando se deja café [sin recolectar, la broca] tiene alimento y hospedaje”, y con La Niña, “al llegar las primeras lluvias [las hembras] salen y atacan nuevos frutos”.

broca del café

¿CUÁL ES LA MEJOR MANERA DE CONTROLAR LA BROCA?

Prevenir y controlar los niveles de broca requiere de un plan de manejo integrado, compuesto por distintos métodos de control que se deben implementar durante diferentes periodos del año según la zona.

Jonas me dice que, “en países como Colombia, Costa Rica, Honduras y México, tienen varias floraciones durante el año y esto [dificulta controlar los niveles de infestación], porque hay múltiples ciclos de reproducción… y la planificación se hace más difícil”.

Ángel me cuenta: “[En Honduras] tenemos 4 a 5 floraciones, pero la cosecha concentrada en 4 meses y una época sin frutos en el árbol de 2 a 3 meses”.

Por esta razón, es importante realizar una buena recolección de datos para comprender lo que es más adecuado para tu finca y lo que debes mejorar.

Aunque es difícil erradicar completamente la broca, poner en práctica estas estrategias de control te ayudará a reducir la población de broca por debajo del umbral de pérdida económica. 

Control manual

Consiste en eliminar la fuente de alimento de la broca mediante la recolección de los frutos demasiado maduros o inmaduros que se quedan en el cafeto después de la cosecha y los que caen al suelo.

En fincas muy grandes o con pocos trabajadores, se puede realizar colocando mallas bajo los árboles para evitar la caída de las cerezas. 

Si los frutos no han sufrido mucho daño, pueden hervirse por entre 5 y 30 minutos para eliminar cualquier insecto o se pueden utilizar para crear sustratos para el cultivo de especies de insectos, parásitos y microorganismos que atacan la broca. 

Conoce más: Cómo la Recolección de Datos Beneficia a Los Caficultores

broca del café

Control cultural 

Mantener tu cultivo en buenas condiciones es fundamental para controlar la propagación de la broca. Eliminar las malezas periódicamente y podar las hojas y las ramas secas del cafeto es esencial. Para casos muy graves, podría ser necesario renovar el cafetal.

Al sembrar los cafetos, debes asegurarte de ubicarlos a una distancia de al menos 2 metros entre filas y 1.25 m entre cada planta para prevenir que la broca pase de una planta a otra.

Una cantidad de sombra adecuada crea el ambiente ideal para los enemigos naturales de la broca y hará que las plantas necesiten menos fertilización. Sin embargo, para contrarrestar el efecto de La Niña, se recomienda a los caficultores asegurarse de que el café reciba una mayor cantidad sol al podar los árboles de sombra.

Además, la fertilización debe ser más drástica en las regiones con altos niveles de humedad, como algunos países de Centroamérica. Ángel me dice que “una planta desgastada es antieconómica para el caficultor y poco atractiva para el recolector, convirtiéndose en un “almacén” de broca”. Por esta razón, la fertilización y el tipo de fertilizante son importantes.

Control biológico

Algunas especies de insectos, microorganismos y parásitos atacan la broca de forma natural. Se suelen utilizar varias especies de avispas que depositan sus huevos al interior de la broca. 

También, puedes realizar un control microbiológico utilizando hongos entomopatógenos como la Beauveria bassiana, que es letal para la broca y las condiciones de humedad favorecen su desarrollo. Generalmente, la puedes adquirir con facilidad en las tiendas de insumos agrícolas.

El Profesor Yarumo, agrónomo experto de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia en el blog Agronegocios, afirma que la Beauveria bassiana permite controlar hasta un 80% de los frutos y no contamina el café ni afecta su calidad en taza.

broca del café

Control etológico 

Implica el uso de diferentes tipos de trampas para capturar a las hembras adultas durante el momento de su migración hacia el fruto. Jonas me dice que recomienda a los caficultores brasileños con los cuales trabaja colocarlas entre 90 y 120 días después de la floración.

Sin embargo, me dice también que en países con varios periodos de floración al año se recomienda monitorearlas y realizarles mantenimiento con frecuencia semanal o mensual para identificar el mejor período para instalarlas. El número de insectos capturados en un período determinado dependerá de la temporada de lluvias.

Las trampas artesanales son menos efectivas que las comerciales, pero también son menos costosas. Jonas me cuenta que las prepara usando un tipo de atrayente recomendado por el Consorcio Brasileño para Investigaciones del Café, que consiste en mezclar etanol, metanol y café tostado y molido, los cuales son ingredientes fáciles de adquirir.

También, me dice: “suelo utilizar 40 trampas por hectárea para una mayor efectividad, particularmente con los caficultores que cuentan con la certificación orgánica”.

El tipo y la cantidad de trampas apropiados para tu finca varían según las condiciones particulares de tu región. Para determinarlos, debes consultar con el servicio de extensión de tu zona o tu agrónomo de confianza. 

Jonas recomienda colocarlas estratégicamente haciendo énfasis en las áreas donde no se recogieron muchas cerezas del suelo y cerca de los patios de secado. Para comprobar su eficacia, debes verificar periódicamente los niveles de atrayente y contar el número de insectos capturados en la solución de agua y jabón que actúa como medio de captura en la parte inferior de la trampa.

Control químico

El uso de insecticidas es otro método efectivo para controlar la broca. El nivel de población de la plaga determina la cantidad que deberías utilizar y es necesario contar con un equipo de protección personal apropiado.

Jonas me dice que en los países con varias floraciones anuales, es difícil conocer el momento adecuado para su aplicación, ya que, de hecho, tanto el producto químico como la Beauveria bassiana deben usarse en el momento exacto en el cual la broca migra del suelo hacia los frutos.

Además, añade que la cantidad y el tipo adecuados de insecticida dependen del tamaño de la finca y el cultivo. Por esta razón, es importante recurrir a la asesoría ofrecida por las instituciones locales, los servicios de extensión y los agrónomos.

Ángel me dice que, sin importar “si se aplican insecticidas biológicos, botánicos o químicos, en Honduras se recomienda [hacerlo] 90 a 120 días después de la floración principal”.

Si utilizas correctamente el insecticida, la calidad del café no se verá afectada y el producto no dejará residuos en el grano. Jonas aconseja verificar cuáles son los insecticidas permitidos en tu país y dice que, “las moléculas más modernas atacan [solo] especies específicas, [como la broca] y son fácilmente biodegradables”.

broca del café

El 2020 sin duda ha sido un año difícil para la caficultura. La pandemia COVID- 19 ha dificultado varias labores las zonas rurales como los procesos de recolección del café y el cuidado de la finca. Además, el fenómeno de La Niña ha alterado las condiciones meteorológicas aumentando la incidencia de plagas y enfermedades.

Sin embargo, si aprovechas los recursos que ofrece tu institución cafetera local para proteger a tus trabajadores, implementas un plan de manejo integrado, y llevas un registro de datos para medir su eficacia y conocer los mejores períodos para cada fase, podrás controlar la broca y evitarás sufrir grandes pérdidas económicas.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee COVID-19 y el Comercio de Café: Impacto a Corto y Largo Plazo

Citas de Jonas Ferraresso traducidas del inglés.

Crédito de las fotos: Jonas Ferraresso, Julio Guevara, Diego Nájera.

Ten en cuenta: antes de poner en práctica el consejo de este artículo, te recomendamos que también consultes a un experto técnico de tu zona, dado que las diferencias de clima, tipo de suelo, métodos de procesamiento y otras variables pueden afectar las mejores prácticas para la producción y el procesamiento.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!