octubre 29, 2020

Tostadurías Colectivas ¿Qué Son y Por Qué Son Útiles?

En la actualidad, no es extraño ver que los propietarios de tiendas de café, baristas, consumidores, o incluso los productores se interesan en tostar su propio café. Mientras que para algunos puede ser simplemente un siguiente paso natural para su negocio, para otros, es un hobby o aventura nuevo y costoso.

En los últimos años, hemos visto el surgimiento de tostadurías compartidas (o “colectivos de tueste”) en todo el mundo. Son una opción más flexible y a menudo más asequible para los apasionados del café de especialidad, que no quieren hacer una inversión significativa inmediata en locales y equipos. 

Para saber por qué alguien compartiría una tostaduría, hablé con tres propietarios de negocios de tueste. Sigue leyendo para conocer lo que dijeron.

También te puede interesar Lo Que Debes Tener en Cuenta al Planificar tu Nueva Tostaduría

¿QUÉ SON LAS TOSTADURÍAS COMPARTIDAS?

En teoría, una tostaduría compartida es solo un espacio donde varios tostadores diferentes trabajan lado a lado. Sin embargo, estos espacios suelen ser más que eso; a veces también proporcionan orientación y apoyo a los tostadores aspirantes o menos experimentados. 

Esto tampoco tiene que centrarse solo en el tueste de café. Los colectivos pueden proporcionar experiencia y educación en una serie de temas diferentes, desde la evaluación del café verde hasta consejos generales de negocios en temas como el mercadeo y las finanzas.

Howard Chang y Jeff Wong son propietarios de Shared Roasting, un colectivo en Brooklyn, Nueva York. Ellos me dicen que su base de clientes es diversa, y que trabajan con tostadores con diferentes niveles de experiencia. “Nuestros clientes van desde empresas de comercio electrónico, tiendas de café y mayoristas tradicionales hasta modelos de suscripción, restaurantes y emprendimientos”, dice Jeff.

Algunas tostadurías compartidas también proporcionan flexibilidad a los grupos de la cadena de suministro con mayores dificultades para tostar el café. Paolo Maliksi es fundador de Regalia, un colectivo de tostadores en la ciudad de Long Island, Nueva York, el cual atiende a clientes de todo el mundo. 

Él dice que Regalia se ha estado expandiendo a “todos los rincones del mundo del café”, y que ha visto una demanda particular de los caficultores “que quieren vender su café directamente al consumidor, en los EE. UU.”

Paolo añade que no solo apoya a los clientes con el tueste, sino que también trabaja con empresarios con menos experiencia para ayudarles a conseguir cafés específicos de orígenes establecidos y emergentes.

Bogdan Georgescu es el propietario de Mabó Coffee Roasting, un colectivo en Rumania. Él abrió su propio espacio, ya que no pudo encontrar uno similar en Bucarest, y vio lo bien que le iba a los colectivos de tostadores en el extranjero. Él dice que aunque la demanda no era muy alta en el pasado, ha habido un aumento en los últimos años. Bogdan añade que también se le han acercado grandes empresas comerciales de café a preguntar por sus servicios.

Si bien no existen cifras sobre el número total de tostadurías compartidas, los mercados más grandes y más consolidados (por un buen margen) parecen estar en América del Norte y Oceanía. 

¿POR QUÉ LOS TOSTADORES ESTÁN ELIGIENDO ESTA OPCIÓN? 

Las tostadurías compartidas ofrecen una serie de beneficios. En primer lugar, son mucho más rentables para quienes aspiran a ser tostadores. Comenzar una tostaduría individual, incluso a pequeña escala, puede ser costoso. Además de comprar el café y establecer tu marca, hay otros costos importantes que debes considerar, incluyendo el equipo y el local.

Si bien el precio alquiler de un espacio variará enormemente dependiendo de la ubicación, sigue siendo un costo significativo que la mayoría de los aspirantes a tostadores deben considerar. Además, Jeff me dice que ha visto que los costos de los equipos varían entre USD 5.000 y 500.000. Asimismo, en Rumania Bogdan estima que el equipo básico para una tostaduría cuesta aproximadamente USD 50.000, además del “costo de formación”.

Daniel Horbat es campeón de competencias de barismo, instructor de la SCA y tostador ubicado en Irlanda. Él me dice que una de las mayores barreras que enfrentó al desarrollar SUMO, su marca de café, fue el costo de iniciar una tostaduría, aunque fuera pequeña. Él me dice que las cosas habrían sido mucho más sencillas si hubieran tenido a disposición alguna tostaduría compartida.

Paolo explica que los colectivos de tostadores permiten a los miembros lanzar nuevos proyectos con poco o ningún riesgo. Aunque los costos varían enormemente de un tostador a otro, Paolo dice que sus clientes pueden reducir sus gastos hasta en un 40%. 

Los establecimientos compartidos también proporcionan a los aspirantes y a los tostadores menos experimentados un mayor acceso a la educación. Bogdan me dice que abrió una escuela en Mabó para ayudar a los tostadores como él. Él me dice que “el componente más importante de una tostaduría debería ser la educación”.

Bogdan añade que no solo pretende obtener beneficios, sino también crear un espacio en el cual las personas puedan compartir conocimientos y aprender los unos de los otros. Shared Roasting tiene una filosofía similar. Howard me dice que parte de la razón por la cual comenzó su negocio fue para ayudar a otros pequeños empresarios.

Además, Paolo explica que en Regalia, los planes de membresía incluyen conferencias y talleres. 

Él dice: “Nuestra comunidad fomenta y apoya el desarrollo de los participantes. A través de estas relaciones, los miembros comienzan con fuerza. Son capaces de comprar el café verde que desean en el rango de precios que buscan”.

EL FUTURO DE LAS TOSTADURÍAS COMPARTIDAS

Howard dice que la pandemia Covid-19 ha “presentado varios desafíos”, pero también ha proporcionado “a muchos clientes… oportunidades de comercio electrónico luego de haber enfrentado los cierres iniciales”. Los tostadores, al igual que todos los miembros de la cadena de suministro del café, han sufrido el impacto de la Covid-19.

Sin embargo, Howard agrega que a medida que las medidas de confinamiento se han hecho menos rigurosas, ha visto que una gama más diversa de grupos están expresando interés por el tueste. 

“Hemos visto que se han unido más clientes enfocados en el café”, me dice. “Las personas han seguido interesadas en beber café de especialidad tostado localmente. Ha habido un cambio en la forma en que el café tostado llega al consumidor”.

Sin embargo, Paolo me dice que en todo el mundo están surgiendo mercados nuevos y emocionantes, y que cree que las tostadurías colectivas apoyarán este crecimiento. Él dice que el modelo se acomoda a una base más amplia de empresarios, y añade que cada vez ve más exportadores e importadores queriendo vender el café tostado directamente al consumidor.

Finalmente, Bogdan está de acuerdo en que la demanda existe, pero dice que la mayor barrera es la falta de conocimiento del modelo. “Hay una necesidad de este tipo de negocio en todo el mundo, de seguro”, me dice. “Es solo que no ha sido descubierto tan ampliamente todavía.”

Las tostadurías compartidas ofrecen grandes beneficios para los tostadores aspirantes o sin experiencia que desean experimentar sin incurrir en gastos generales altos. Es una alternativa flexible a alquilar un espacio y comprar equipos costosos, y es una señal de que el tueste se está volviendo más accesible en todo el mundo.

El interés de los productores, importadores, exportadores y propietarios de tiendas de café muestra que hay potencial para este modelo de negocio. Sin embargo, su mayor barrera en la actualidad es la relativa falta de conciencia acerca de la existencia de estos espacios. Entonces, si conoces a alguien que quiera comenzar a tostar, pero no quiere comprometerse con el recinto o el equipo, avísale. Tal vez tenga una tostaduría compartida cercana que sea adecuada.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee Equipar tu Tostaduría de Café: ¿Por Dónde Comenzar?

Crédito de las fotos: Mabo CoffeeRegalia CoffeeShared Roasting

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!