abril 24, 2020

Cómo Almacenar el Café en Casa

El café sabe mejor cuando está fresco. Entonces, ¿cómo puedes tomar en casa las medidas para garantizar que tu café se mantenga de esta manera? 

Hay muchos consejos y trucos al respecto, pero algunos harán más daño que bien. Continúa leyendo para descubrir por qué es necesario almacenar el café adecuadamente, cómo puedes hacerlo en casa, y los mejores consejos para obtener lo mejor de tu café.

Read this in English: How to Store Coffee at Home

Crédito: Jean Pierre Flores

¿Por Qué es Importante Almacenar Correctamente el Café?

Las papas se guardan en despensas oscuras y secas, y el queso en el refrigerador. Hay muchas reglas bien conocidas sobre cómo mantener frescos los alimentos favoritos de la casa.

Ocurre exactamente lo mismo para nuestra bebida matutina favorita, el café. Si no se almacena correctamente, perderá su calidad óptima. Daniel Hobart, ganador del campeonato mundial de catadores en 2019, quien vive en Irlanda dice: “El café…tiene fecha de expiración, pero no significa que vayas a enfermarte”. 

Aunque es una gran noticia, beber café viejo no es lo ideal. El café es un alimento, y al igual que todos los alimentos, reacciona con el oxígeno y se vuelve rancio con el tiempo. Daniel me dice, “Va a perder la frescura, el sabor y los aromas”.

Los sabores y aromas son los que hacen delicioso el café. Así que, cuando estos disminuyan debido a la exposición al oxígeno, obtendrás una taza menos vibrante y sabrosa. Sin embargo, cuando se almacena correctamente, es posible ayudar a proteger la frescura del café, y mantener su buen sabor durante más tiempo. 

También te puede interesar: De la Prensa Francesa al Vertido: Prepara un Buen Café en Casa

Crédito: Neil Soque

Cómo Guardar el Café en Casa

Hemos recopilado todos los pasos para garantizar que guardes tu café en casa de la mejor manera posible.

1. Revisa la Fecha de Tueste

No comprarías comida caducada, así que asegúrate de comprobar la fecha de tueste de tu café. Este es el primer paso para mantener el café más fresco en casa.

Daniel me dice: “Es muy recomendable tomar un café lo más fresco posible”. El café pierde sus sabores y aromas con el tiempo, por lo cual tendrás mayores posibilidades de preparar una gran taza de café con granos más frescos. 

Daniel dice, “Pero considera que el café también necesita eliminar el gas, así que tendrás que dejarlo de cuatro a siete días después del tueste para que se desgasifique“. Durante el proceso de tueste, se forman diferentes gases en el interior del grano, incluyendo dióxido de carbono. Este dióxido de carbono sigue emanando del grano luego del tueste, un proceso llamado desgasificación. 

Si preparas café filtrado, podrás utilizarlo unos días después de la fecha de tueste. Si preparas un espresso, se recomienda esperar al menos siete días. De otro modo, los gases del grano pueden obstaculizar el flujo del agua e interrumpir la extracción, resultando en un espresso de sabor rancio y plano.

Entonces, ¿hasta cuándo deberías beber tu café? Daniel me dice, “el café debería ser apto para el consumo hasta un mes después del tueste”. Esto no significa que no puedas beber el café después de un mes de la fecha de tueste. Simplemente no es recomendable si quieres obtener el mejor sabor del café.

También te puede interesar: ¿Qué Nos Dice Realmente la Fecha de Tueste de un Café?

Crédito: Neil Soque

2. Reduce el Contacto Con el Oxígeno

El contacto con el aire, específicamente con el oxígeno, hará que el café se enrancie más rápido. Por lo tanto, reducir ese contacto es una manera fácil de mejorar la forma en que almacenas tu café en casa.

¿Cómo puedes hacer esto desde casa? Nisan Ağca, Campeón de Barismo de Turquía en 2016, 2017 y 2019, ubicado en este país, me dice, “Normalmente guardo mis cafés en su empaque original si cuenta con un cierre hermético. De lo contrario, lo cambiaré a otro envase”. 

Un cierre hermético ayudará a evitar que el oxígeno entre en la bolsa. Si mantienes el café en la bolsa original con cierre hermético o lo transfieres a otro envase, intenta expulsar todo el aire posible de la bolsa antes de cerrarla. De esta forma, queda menos aire dentro para que reaccione con el café.

Daniel también sugiere empacar el café al vacío con una máquina para este propósito. Estas máquinas extraen completamente el aire de la bolsa, dejando poco o nada de aire en su interior. Como una opción, puedes comprar frascos al vacío por internet. Con ellos, llenas el frasco con café, atornillas la tapa y usas un botón para eliminar el aire del interior. Solo recuerda que el café debe almacenarse en recipientes opacos, para que los granos no reaccionen con la luz del sol.

Crédito: Jean Pierre Flores

3. Almacena tu Café en el Lugar Correcto

La humedad, la luz y el calor contribuyen a que el café se vuelva rancio. Por lo tanto, es necesario almacenarlo en un lugar fresco, seco y oscuro.

Podría ser en un armario o una despensa, si tienes una. Considera que este espacio debería estar idealmente lejos de una fuente de calor, por ejemplo un horno.

Nisan me dice: “Mantengo el café alejado de las especias o de cualquier cosa que tenga un olor fuerte, porque el café es muy poderoso cuando se trata de absorber aromas”.  El café es higroscópico, lo cual significa que absorbe todo lo que hay en su entorno, incluyendo oxígeno, aromas y humedad. Es mejor mantenerlo alejado de cualquier alimento con olores fuertes, o de un ambiente con muchos olores.

Crédito: Ana Valencia

4. Compra Menos Café y Muélelo tú Mismo

Al comprar café, hay cosas que puedes hacer para almacenarlo de mejor manera en casa, y a su vez, mantener su frescura.

Mejorar la forma de almacenar el café también puede hacerse según el tipo y la cantidad de café que compres.

Los granos enteros se conservan mejor que el café premolido, el cual se enrancia mucho más rápido. La molienda aumenta la superficie expuesta de los granos, lo cual acelera la velocidad con la que el oxígeno reacciona con ellos. Daniel dice, “Si quieres conservar el café el mayor tiempo posible, deberías comprar el grano entero y molerlo fresco”.

Comprar bolsas de café de mayor tamaño también significa que el café fresco permanecerá más tiempo sin utilizarse, lo cual puede causar que el café se enrancie. Eric Squires, exadministrador de Three Crowns Coffee en Indiana, EE. UU., me dice, “Ten a mano solo pequeñas cantidades, lo que consumas en una semana”.

Si no es posible conseguir bolsas más pequeñas con mayor regularidad, es mejor atenerse a las reglas de mantener el café en lugares frescos, secos y oscuros, y molerlo tu mismo, si es posible.

Crédito: Jean Pierre Flores

Desmintiendo Mitos Sobre el Almacenamiento Del Café

Puede que veas diferentes consejos y trucos sobre cómo mantener el café fresco, pero no todos son completamente ciertos. Hemos desmentido algunos mitos sobre el almacenamiento del café, para que puedas estar seguro de que tu café esté realmente tan fresco como sea posible.

Guardar el Café en el Refrigerador: 

El café es poroso y absorberá aromas y olores. El refrigerador está lleno de diferentes olores de los distintos alimentos que almacenas en su interior. Eric me dice que “almacenarlo en el refrigerador hará que el café actúe como el bicarbonato de sodio”, dado que absorberá los olores del entorno.

También, hay mucha humedad en la nevera, lo cual contribuirá a que el café se enrancie más rápido, dado que el grano reacciona con la humedad.

Guardar el Café en el Congelador

Daniel explica que es posible guardar el café en el congelador. Sin embargo, dice: “Es muy importante extraer el aire de la bolsa de café y luego congelarlo. No dejes el café en contacto con el aire”, puesto que el café absorberá los olores y la humedad.

El café no debe almacenarse directamente en el congelador. Si no se extrae el aire del interior de la bolsa, el café corre el riesgo de absorber el alto contenido de humedad y los posibles olores del interior del congelador.

Crédito: Julio Guevara

Almacenar el café en casa puede ser simple y efectivo, y cuando se hace correctamente, significa que obtendrás lo mejor del café que compras. Es importante recordar que el café es un alimento, y al tratarlo como lo harías con otros alimentos, garantizarás que se mantenga fresco y pueda ser disfrutado en todo su potencial.

Inténtalo tú mismo y evalúa si mejorar el almacenamiento de tu café marca la diferencia en tu preparación diaria.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee Guía de Molienda: Tamaño, Consistencia & Sabor

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!