enero 29, 2020

Manejo Del Agua y Producción de Café: Consejos Para Caficultores

Al ser un recurso cada vez más escaso, la disponibilidad de agua es un problema que enfrentan muchos productores de café. Sin embargo, como dice la Asociación de Cafés Especiales (SCA, por sus siglas en inglés), “La manera en que se produce y se procesa el café puede ser parte de la solución a la crisis del agua, o del problema.” 

A pesar de que el café Arábica encuentra su hábitat natural en bosques con gran biodiversidad, en los cuales los ciclos de agua se regulan naturalmente, generar esa exacta atmósfera (o replicarla al cultivar café bajo sombra) no es factible en todas las áreas o tamaños de finca. 

Para los productores que cultivan el café bajo el sol, los esfuerzos conscientes sobre el manejo hídrico ayudarán a las plantas a permanecer saludables, para que las cerezas puedan alcanzar su mayor potencial. Aquí te mostramos cómo los productores pueden proteger los recursos de agua y optimizar su uso, y al mismo tiempo hacer lo que es mejor para el cultivo.

Read this in English: Water Management & Coffee Production: What Producers Need To Know

Cerezas de café en la finca de café de especialidad Ecoagrícola en Serra do Cabral, Minas Gerais, Brasil. Crédito: Ecoagrícola

Los Altos Costos de la Producción de Café:

Según un estudio realizado por IHE Delft Institute for Water Education (el centro internacional de educación hídrica más grande del mundo), se necesitan aproximadamente 140 litros de agua para producir una taza de café de 125 ml.

El estudio explica que, aunque la cantidad de agua utilizada variará dependiendo de si se realiza un proceso húmedo o seco, la mayor cantidad se emplea durante la etapa de crecimiento de la planta. También vale la pena señalar que dependiendo del clima, la geografía y otros factores, este nivel de consumo podría cambiar.

Los entornos óptimos de crecimiento para el cultivo del Arábica pueden incluir regiones subtropicales que experimentan estaciones húmedas y secas bien definidas, o regiones ecuatoriales que experimentan lluvias frecuentes. Sin embargo, el cambio climático está afectando a muchas de estas zonas, y la sequía es una de las principales tensiones ambientales que afectan la producción en la mayoría de los países. 

Dado que la producción bajo el sol puede generar mayores volúmenes de café, es una solución común que se propone a las fincas que no son rentables. Sin embargo, esto comporta un costo, ya que prescinde de muchos de los beneficios que conlleva el café cultivado bajo sombra. Cada vez más, el café de especialidad se obtiene de las plantaciones irrigadas, donde el agua añadida complementa las precipitaciones durante las estaciones secas.

Brasil es uno de los mayores productores y exportadores de café del mundo, y la mayor parte de su café es cultivado bajo el sol. Hablé con dos productores brasileños de café especial en Minas Gerais, el estado productor de café más grande de Brasil, que representa casi la mitad de la producción del país. Esto es lo que me dijeron acerca de cómo manejar la conservación del recurso y asegurar cultivos saludables. 

También te puede gustar 5 Herramientas Útiles Para Caficultores Que Hacen la Diferencia

Una vista aérea de la finca de café especial Ecoagrícola en Serra do Cabral, Minas Gerais, Brasil. Crédito: Ecoagrícola

El Papel de Las Líneas de Goteo y el Monitoreo

Juliana Armelin y su esposo Paulo Siqueira administran  Fazenda Terra Alta, una finca ubicada en Ibiá, en la región brasileña de Cerrado. Su plantación de 210 hectáreas produce unas 11.000 bolsas de café verde cada año. La pareja ha adoptado muchas prácticas para reducir su huella ambiental, por ejemplo, un sistema de riego de nutrientes por goteo bajo la superficie para reducir el desperdicio de agua y fertilizantes.

La finca se fundó en 2010, en una hacienda ganadera, lo cual significa que su suelo estaba en malas condiciones y las vertientes naturales estaban descuidadas. Como dice Juliana, “es fundamental cuidar las vertientes de agua y los ríos en tu propiedad… Hicimos un gran trabajo para corregir y monitorear la erosión en áreas de riesgo y plantar árboles [de especies] nativas”.

El sistema de riego subterráneo con líneas de goteo que utiliza Fazenda Terra Alta previene el desperdicio de agua al dirigir cantidades controladas de la misma hacia la base de cada planta. Esto significa que la mayor parte del agua terminará bajo la superficie, evitando evaporaciones y pérdidas innecesarias. Las líneas también se utilizan para dispensar fertilizantes.

La cantidad de agua disponible para las plantas determinará cuándo y cuánto riego se necesita, y para que esto suceda se debe medir el contenido de humedad del suelo. Cuando los poros del suelo están completamente saturados con agua, se dice que la tensión agua-suelo es igual a cero.

Fazenda Terra Alta utiliza lectores de balance hídrico en toda la finca. “Medir la tensión… nos da una idea más precisa de la cantidad de agua disponible en el suelo… Además, tenemos una estación meteorológica que nos entrega datos de lluvias y de evapotranspiración. Con estos datos, analizamos las plantas a diario durante la estación seca, para asegurarnos de que la cantidad de agua sea suficiente.

Un caficultor inspecciona las plantas de un almácigo en la finca de café de especialidad Ecoagrícola, en Serra do Cabral, Minas Gerais, Brasil. Crédito: Ecoagrícola

Utilizando el Riego Suplementario

Luego, hablé con Marcelo Flanzer, fundador y director de Ecoagrícola en Serra do Cabral, Minas Gerais. En su finca, se utiliza el riego por aspersión. En este caso, el equipo gira alrededor de un eje central, regando los cultivos con aspersores en un patrón circular. Este método utiliza menos agua, en comparación con otros métodos de irrigación. 

El equipo utiliza la tecnología de Aplicación de Precisión de Baja Energía (LEPA, por sus siglas en inglés), para asegurar que el agua llegue directamente al surco, manteniendo el dosel seco. Además, utilizan un sistema agrícola de precisión que, con la ayuda del monitoreo por GPS, les permite asegurar que cada planta reciba la cantidad perfecta de agua y nutrientes.

Marcelo dice que, “aunque nuestra región tiene mucha lluvia, entendemos que el riego… [proporciona] mayor seguridad (durante las semanas en las que la lluvia no es regular) [y] aumenta la productividad. Somos afortunados de tener… muchos riachuelos donde podemos capturar y almacenar agua con baja contrapresión”. 

También, añade: “Tenemos una estación de medición automática que lee la información pluviométrica, radiación solar, temperatura y entrega índices diarios de evapotranspiración, mostrando cuántos milímetros [de agua] se necesitan…”.

El sistema de irrigación es alimentado por un embalse que Marcelo construyó en el punto más alto de su finca. Nos explica que, “bombeamos el agua al embalse por las noches cuando las tarifas eléctricas son más económicas, y cuando es momento de irrigar, el agua baja con la ayuda de la gravedad, lo que ahorra mucha energía”. 

Marcelo utiliza a su favor el estrés hídrico (largos períodos en los cuales la planta permanece sin agua). Me dice que el inicio de la cosecha coincide con la estación seca en la región, es decir, entre mayo y septiembre. Él dice: “no utilizamos agua hasta por 90 días. Esto ayuda a la planta a tener una floración más uniforme, lo cual resulta en una maduración más homogénea y un café de mejor calidad”.

Un agricultor inspecciona las plantas de un almácigo en la finca de café de especialidad Ecoagrícola, en Serra do Cabral, Minas Gerais, Brasil. Crédito: Ecoagrícola

Consejos Prácticos de Gestión Para Los Productores

Aunque las fincas como Ecoagrícola y Fazenda Terra Alta operan a mayor escala que muchos productores de café, existen formas de implementar las prácticas de manejo del agua a una escala más pequeña y más accesible. Estas son algunas maneras para lograrlo.

  • Investiga el área donde pretendes plantar el café. Elige sitios con buen drenaje y suelo poroso, donde el riesgo de daños por inundación sea mínimo. Es preferible escoger áreas con vegetación saludable ya existente, debido a que protegerán el suelo de las lluvias fuertes. Las zonas con áreas abiertas son más propensas a sufrir erosión y daños causados por inundaciones repentinas.
  • Conserva el suelo sano, ya que un suelo con un alto contenido de macro y micro nutrientes retiene y absorbe mejor el agua. Todo tiene que ver con el equilibrio, ya que si le dieras a una planta más de lo que requiere, necesitarás más agua. Al igual que los demás nutrientes, el agua y el oxígeno se absorben a través de las raíces, y la clave para obtener la máxima calidad y rendimiento es contar con un suelo bien equilibrado y una humedad adecuada.
  • Planta árboles para beneficiarte de su efecto regulador natural. Sus raíces profundas ayudarán al suelo a absorber y mantener los niveles de humedad adecuados. Asegúrate de elegir especies nativas, para que sean un apoyo al ecosistema local.
  • Considera el intercultivo, ya que favorece la salud del suelo y provee sombra, además de incidir en la regulación de la humedad.
  • Si la finca se encuentra en una ladera, planta en filas horizontales a lo largo de la pendiente en lugar de verticalmente, para así frenar el flujo de agua subterránea y ayudar a prevenir la erosión. 
  • Utiliza una cubierta vegetal para mejorar la estructura del suelo, añadir material orgánico y retener la humedad. Esto será útil en áreas que pueden recibir demasiada agua o que son propensas a inundaciones durante las temporadas de lluvias.
  • Detecta signos de estrés hídrico, como las hojas que se marchitan en el período más caluroso del día durante las temporadas secas. Una deficiencia prolongada de agua puede dificultar el desarrollo de los azúcares en las cerezas, dejando a las plantas más susceptibles a enfermedades, explica Juliana. 
  • Registra la información relevante. Marcelo recomienda consultar con especialistas locales sobre el nivel freático de la región, al igual que “recopilar datos climáticos diarios… [y] utilizar los conocimientos disponibles para evitar el desperdicio de agua”. Algunas universidades o el departamento de agricultura del gobierno de tu zona pueden tener recursos útiles.

Marcelo Flanzer de pie cerca de un salto de agua en Minas Gerais, Brasil. Crédito: Ecoagrícola

La escasez de agua es un problema que llegó para quedarse y que los productores no pueden permitirse ignorar.

Mientras que bajo diferentes climas las distintas fincas de café experimentarán diferentes niveles de sequía y escasez de agua, poner en marcha un plan proactivo de gestión del agua, antes de que empeoren las condiciones, asegurará que tu finca esté preparada para cualquier eventualidad en el futuro.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces Lee Cómo el Cambio Climático Incide en Tus Cafetos

Escrito por Raphael Oliveira. Todas las citas de Juliana Armelin y Marcelo Flanzer fueron traducidas del portugués. Crédito de la foto principal: Un salto de agua en Minas Gerais, Brasil. Crédito de la foto principal: Ecoagrícola.

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!